Las casetas levantan la persiana de la Feria de Día de Salamanca

Ver album

La Feria de Día ya anticipa el inicio de las Ferias y Fiestas de Salamanca con la apertura de las ya tradicionales casetas.

Las casetas ya han levantado la 'trapa' en Salamanca para dar el pistoletazo de salida a 11 días de 'pincho y caña' en tres zonas de la capital como Los Bandos, La Alamedilla y San Juan, en la calle Toro, con una reducción importante del número de casetas.

 

De este modo, la vigésimo quinta edición de esta iniciativa se prolongará hasta el día 16 de septiembre, contando con la participación de 33 casetas instaladas en las zonas establecidas: La Alamedilla, Plaza de los Bandos y Plaza de San Juan de Sahagún.

 

Por otro lado, las 15 casetas restantes se instalarán en distintas ubicaciones de la ciudad como la Plaza del Mercado, calle Clavel, calle Brocense, Rúa Mayor, Rector Lucena y Plaza del Oeste, acogiéndose a la modalidad individual de participación que ofrece esta edición.

 

El horario de las casetas de la Feria de Día será de 12:00 a 00:30 horas excepto vísperas de festivos y días festivos, que será de 12:00 a 01:00 horas. En el caso de la música, el horario establecido será de 12:00 a 16:00 horas y de 19:00 a 00:00 horas todos los días.

 

No hay que olvidar que la edición de 2018 de la Feria de Día se anuncia como crucial para una actividad sin la que difícilmente se entenderían las Ferias y Fiestas de los últimos años. El cambio de modelo ha reducido el número de participantes a su cifra más baja, las casetas estarán restringidas a tres zonas y hay muchas dudas sobre la aceptación que va a recibir. De hecho, llama la atención que no se haya producido la habitual rueda de prensa previa de presentación a cargo del concejal de área, Julio López, y el presidente de la asociación de hostelería

 

Son la mitad que hace tres años, aunque la cifra tiene 'truco'. El número de casetas del modelo conocido será de sólo 33 porque se reparten en tres únicas zonas fijas, San Juan, Alamedilla y plaza de Los Bandos. El resto son casetas individuales, el otro formato previsto este año, pero que sólo ha atraído a quince bares que pondrán caseta en su propia zona de terraza porque el modelo no convence: no se puede cocinar, sólo calentar pinchos, y eso tiene sus complicaciones sanitarias y de calidad.

 

La decisión de limitar el número de zonas va a reducir las molestias que causaban la presencia de casetas en más lugares. El concejal no estaba dispuesto a tolerar más quejas de los vecinos por las molestias de ruido, suciedad, gente... Y junto a la reducción de zonas se bajará el volumen de la música y se vigilará más el cumplimiento de normas. Lo que no se entiende es por qué no se hizo antes: desde 2016 el Ayuntamiento es consciente de estos problemas, pero sólo este año preelectoral se ha actuado de forma radical.