Las cartas al hospital que erizan la piel: "Te siento como si fueras mi familiar, con todo el cariño que pueda entrar en estas letras"

Uno de los mensajes enviados al hospital

Los salmantinos mandan cartas, poemas o dibujos a pacientes aislados y sanitarios. Todo para subir el ánimo aquellos que se encuentran el primera línea del Complejo Asistencial. 

La epidemia de coronavirus Covid-19 en España está demostrando la cara más solidaria de todo el país. Aplausos sanitarios o mensajes de apoyo desde los balcones a las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado. La última de las iniciativas ciudadanas proviene del sector sanitario y se trata de escribir cartas de apoyo y ánimo para las personas que están ingresadas y asiladas.

 

El Complejo Asistencial de Salamanca, en colaboración con la Universidad (USAL) y tres estudiantes. Una de Medicina de la Universidad de Salamanca, con otra compañera de Terapia Ocupacional y una de las trabajadoras del SAS de la Universidad: María, Cristina y Andrea, han lanzado un plan de humanización que se enmarca bajo el nombre #Pensandoenti. Así, cualquier persona puede enviar sus palabras de ánimo en forma de carta o poema (en formato Word) o bien un dibujo escaneado, al correo electrónico [email protected]

 

En el documento, según cuentan, debe figurar el nombre, edad, una breve descripción personal y el mensaje de apoyo, que va dirigido tanto a pacientes como a profesionales. Las tres estudiantes son las encargadas de "hacer un filtro" de estas cartas y las mandan al departamento de comunicación del hospital. Se reparten una vez a la semana a través de correos electrónicos o las supervisoras, "siempre de la forma más segura"

 

 

En sus primeros días, el hospital ya ha recibido cientos de cartas. Escritos, poemas, dibujos, reflexiones... todo mensaje es bien recibido para poder aguantar un poco más en el hospital. "Querido superviviente del COVID 19: No sabes quien soy pero yo si sé lo que eres: un ganador o ganadora. Estás luchando contra un gigante y sé que lo estás haciendo con todas tus fuerzas, a pesar de todos los obstáculos. Y quiero hacerte saber que no estás solo, que me tienes y tendrás a mí y a este país, al completo", dice una de las cartas. 

 

 

Mayores, niños... no hay distinción, todos tienen algo que decir: "Buenas noches mis guerreros, hoy os diré que me pensan las pestañas, que el día me satura, y las circunstancias me superan, esto es una lucha que de una manera u otra nos atañe a todos. Pero me siguen quedando ganas, fuerzas y alegría para transmitir, os la mando con mucho cariño. Espero que estos mensajes sean de ayuda, nadie puede saber lo que tenéis por dentro, cada persona tiene su propia batalla interna, pero me parece muy bonito estar aquí escribiendo este mensaje y saber que alguien lo leerá desde alguna parte. Para mí es suficiente y me voy a dormir pensando que el mundo puede ser un lugar mejor".

 

Finalmente, otra de las cartas dice: "Te escribo y siento como si fueras mi familiar, con todo el cariño que pueda entrar en estas letras. Son cartas anónimas pero me gustaría decirte que el 23 de agosto es mi cumpleaños y que seguro que ese día vas a pensar en este momento. Porque ese día, todo habrá acabado. Los hospitales volverán a su ritmo normal. Todo quedará en esa anécdota escrita en los libros de historia. Nuestros sucesores lo estudiarán y nosotros podremos decir el 'yo lo viví' "

 

Comentarios

Juan Luis 06/04/2020 16:41 #1
Se eriza el vello, no la piel.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: