Las carreteras salmantinas dejan doce víctimas mortales durante 2018
Cyl dots mini

Las carreteras salmantinas dejan doce víctimas mortales durante 2018

Medición tras un accidente de tráfico (

A falta de conocerse las cifras urbanas, la cifra se acerca a las quince víctimas mortales de 2017, en el que hubo un repunte de la siniestralidad. 

El año 2018 cerrará previsiblemente con un descenso de los fallecidos en las carreteras después de dos años de repuntes. Tras más de una década de descenso en las víctimas mortales, la cifra volvió a subir en 2016 y 2017, pero todo apunta a que en 2018 se volverá a la senda de descenso. Lo mismo que va a ocurrir con el balance de siniestralidad vial en Salamanca, que se apunta uno de los datos más bajos de los últimos años.

 

Un total de 12 personas murieron en accidente de tráfico en las carreteras salmantinas este 2018, según datos provisionales de la DGT que ofrece la cifra de muertos a 24 horas; la primera aproximación global se conocerá pronto, pero para tener datos definitivos habrá que esperar unos meses al balance de Tráfico. Para conocer la cifra total habrá que sumar la de muertos en vías interurbanas con los atropellos y los accidentes en vías urbanas. 

 

La cifra de fallecidos en carreteras de este 2018 se acerca pero no llega al número de personas fallecidas en 2017, que fueron 15. En este caso sí se trata de datos definitivos. Sí que supone un repunte respecto a 2016, en que hubo 10 fallecidos. El peor balance de los últimos años se dio en 2015 en que hasta 17 personas perdieron la vida en accidentes de tráfico en Salamanca, según datos oficiales y definitivos de la DGT.

 

Esta es la lista de los accidentes de tráfico con víctimas mortales en Salamanca en 2018:

 

13 de enero. Fallece un joven tras ser atropellado por un vehículo en el barrio salmantino de Puente Ladrillo.

 

28 de enero. Una persona perdía la vida y otras siete resultaban heridas en un accidente entre un camión y una furgoneta a la altura del kilómetro 269 de la A-62, sentido Ciudad Rodrigo, en el término municipal de Robliza de Cojos (Salamanca).

 

26 de febrero. Una mujer de 47 años fallecía como consecuencia de un accidente de tráfico en Arapiles (Salamanca) tras una colisión entre un turismo y un camión el kilómetro 346 de la N-630.

 

14 de mayo. Una persona moría carbonizado en el interior de su vehículo como consecuencia de un accidente de tráfico, que tuvo lugar en el kilómetro 14 de la SA-302, en el término municipal de Villaseco de los Reyes.

 

21 de junio. Un motorista de 52 años perdió la vida  tras sufrir otro accidente cuando circulaba por la A-66, a la altura de Arapiles (Salamanca).

 

23 de junio. Una mujer de 43 años fallecía en un accidente entre una moto y un turismo en la rotonda del Tormes, en el término municipal de Santa Marta de Tormes (Salamanca).

 

15 de agosto. Accidente con dos muertos en la N-620 a la altura de Fuentes de Oñoro (Salamanca), como consecuencia de la colisión de un turismo y un camión.

 

20 de agosto. Una persona murió por la colisión de un turismo y un camión en la CL-517 en Carrascal de Barregas (Salamanca).

 

14 de septiembre de 2018. Muere un niño de 4 años atropellado en un accidente en Pelarrodríguez.

 

24 de septiembre. Una persona de 53 años fallecía y otra de 47 resultaba herida tras una colisión entre un camión y una grúa en la autovía A-66, a la altura de Salamanca.

 

26 de octubre. Una niña de 5 años fallecía como consecuencia de un choque entre un turismo y un camión del Ejército registrado en Salamanca, en la carretera de Matilla.

 

En términos nacionales, este 2018 dejaría un descenso de la mortalidad en las carreteras españolas. Según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico, se rompe la tendencia ascendente de los últimos tres años, en los que no ha parado de crecer el número de fallecidos. Así se cierra 2018 con menos de los 1.200 del año pasado.

 

Sin embargo, las carreteras secundarias continúan registrando el triple de muertes que las autovías. La pasada semana, Pepe Navarro, director de la DGT, anunciaba la reducción de la velocidad máxima de 100 a 90 kilómetros por hora.