Las cámaras de las calles peatonales: 230.000 euros para no poner multas
Cyl dots mini

Las cámaras de las calles peatonales: 230.000 euros para no poner multas

El Ayuntamiento hizo una importante inversión en un sistema para controlar el tráfico, pero dice ahora que no hay multas. Sí ha vaciado estas calles: un 20% menos tráfico.

Desde el pasado día 20 de marzo, un sistema de cámaras vigila en Salamanca la circulación en el núcleo de calles peatonales del centro. Las cámaras costaron cerca de 250.000 euros en su día y el sistema tardó cuatro años en estar listo para funcionar. Su cometido, vigilar los 2,7 millones de trayectos que se calcula se hacen por calles restringidas a los vehículos y discriminar entre los que lo hacen con permiso y los que no. El resultado: no hay multas. La pregunta: ¿para qué se pusieron las cámaras?

 

Esta es la cuestión que sobrevuela los seis primeros meses de funcionamiento de las polémicas cámaras, una idea que nace de las primeras propuestas del primer mandato del actual equipo de Gobierno y que se materializó con la compra de los aparatos en abril de 2014. El contrato se adjudicó en mesa de contratación, sin pasar por comisión previa, y gracias a una resolución del quinto teniente de alcalde, Carlos García Carbayo, del 9 de abril de 2014 a favor de la empresa AM-TEL & TICS. El montante total, 228.690 euros, IVA incluido. 

 

Sin embargo, y con las cámaras instaladas (en verano de aquel 2014) y pagadas, no fue hasta marzo de 2018 que empezaron a hacer su función, aunque el teniente de alcalde ha defendido siempre que funcionaban: explicó reiteradamente que las cámaras sí estaban operativas, que funcionaban, aunque la señal no se usara para lo previsto: controlar las matrículas de coches y furgonetas que accedían a las calles peatonales.

 

El sistema consta de 21 cámaras de lectura de matrículas repartidas por todo el centro que en caso de realizarse un recorrido no autorizado, registran la placa del vehículo para que se pueda sancionar automáticamente al infractor. Esta era su función declarada y principal. Sin embargo, y según lo dicho en comisión informativa, no multan. Así lo ha confirmado el concejal socialista Arturo Ferreras, que ha preguntado por esta cuestión. La respuesta: que no había multas, y casi tampoco infracciones. Y que se ha reducido un 20% el tráfico. 

 

Entonces, ¿para qué se pusieron las cámaras?¿No había infracciones cuando se decidió ponerlas? ¿Nadie se las ha saltado en seis meses? El equipo de Gobierno ha defendido siempre que el sistema tenía un fin disuasorio. Incluso abrió un período 'de gracia' con sanciones informativas que no implicaban la multa de 90 euros. Algunas infracciones se han saldado con un aviso. Pero hay cifras que no casan.

 

Tras años de recopilación, el Ayuntamiento extendió autorización para circular por calles peatonales sin temor a la multa a 10.000 vehículos. Se han dado a padres de alumnos de colegios afectados, carga y descarga, hoteles, vecinos, particulares que tienen un garaje alquilado... No ha quedado fuera nadie. Pero al cabo del año se calcula que se producen 2,7 millones de trayectos en la zona vigilada por las cámaras: aunque se ha reducido la circulación, resulta difícil creer que ninguno se hagan sin autorización.

 

Para el concejal Ferreras, la explicación es sencilla: las cámaras no se dedican sólo a leer matrículas. El concejal socialista entiende que su presencia es disuasoria para los vándalos y los amigos de lo ajeno, y que comerciantes, hoteles o vecinos lo agradecen.

 

Tampoco cuadra del todo la reducción de tráfico. Con cerca de 10.000 vehículos autorizados, hay que creerse que la sola instalación de las cámaras ha obrado el 'milagro' de concienciar a los conductores de que no hay que circular por calles peatonales o ha convencido a padres de alumnos o vecinos de que hay que hacer trayectos a pie. Si esto ha sido así, no fue el primer mes, cuando había el mismo y denso tráfico en estas calles supuestamente restringidas. Ni tampoco ha surtido efecto en las 'autovías' del carga y descarga o la propia Plaza Mayor.