Las cámaras antipintadas han fallado en el Puente Romano y en la plaza de San Román

A la avería que impidió grabar la agresión al verraco hay que sumar la que sufrieron durante un período prolongado en 2013 las cámaras de la plaza de San Román, otro punto prioritario contra los grafitis.

Costaron cerca de 250.000 euros, pero las cámaras que el Ayuntamiento instaló contra las pintadas han demostrado ser totalmente inútiles. La última oleada de grafitis contra varias estatuas y el verraco prerromano cuestionan su necesidad y eficacia y la noticia de que la instalada precisamente en uno de los puntos más delicados, la que apunta al Puente Romano, está averiada y no logró captar la imagen del vándalo de turno ha terminado de demostrarlo. Y abre muchas dudas sobre la operatividad del sistema que costó en su día 250.000 euros.

 

Según desveló el portavoz de Ciudadanos en la comisión de Policía de este miércoles, la cámara que tenía que vigilar este importante elemento patrimonial no funciona; está a escasos metros apuntando a este elemento y también al Puente Romano, pero según las explicaciones del jefe de la Policía falla en ocasiones y ese día fue uno de ellos. Se ha comprobado porque, cuando se intentó revisar las imágenes para iniciar la investigación, la grabación era inservible.

 

El jefe policial así lo tuvo que reconocer en plena comisión informativa ante los grupos e la oposición, aunque al tiempo aseguró que era la única que no había funcionadoSin embargo, además de plantear dudas tras lo ocurrido con la cámara en cuestión, eso no es del todo así. Durante un largo período de tiempo del año 2013 las instaladas en otro punto neurálgico de las pintadas, la plaza de San Román, también estuvieron averiadas.

 

Así lo atestigua el propio jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández, en un escrito al que TRIBUNA ha tenido acceso y que demuestra que el sistema ha fallado también en otro de los puntos más afectados por los vándalos del spray. A finales de 2013, el jefe policial remitió a la Subdelegación del Gobierno un escrito, registrado el día 9 de octubre, en el que contestaba a Confaes sobre las cámaras de seguridad instaladas en la plaza de San Román, donde tiene su sede la confederación.

 

 

"AVERIADAS UN LARGO TIEMPO"

 

Aquel mes de octubre, la confederación solicitó formalmente la retirada de las cámaras de vigilancia que se habían instalado por parte del Ayuntamiento como parte del sistema de control contra las pintadas. Además de demostrarse inútiles para su cometido, ya que la zona es pasto de los grafitis periódicamente (en una ocasión, sólo 24 horas después de haber sido limpiada toda la trasera del convento que da a la plaza), su presencia generaba inseguridad.

 

Tras requerir a la subdelegación para que se pronunciara, esta contestó que la competencia era del Ayuntamiento y remitió, días más tarde, la contestación del jefe de la Policía, documento que reproducimos aquí:

 

 

Es en el primer punto donde reconoce "que las cámaras han estado averiadas durante un largo tiempo, como consecuencia de las obras que la empresa Santher ha realizado en la zona", "que el Ayuntamiento de Salamanca ha tenido problemas con la firma suministradora y hasta que no se ha podido adjudicar el mantenimiento de las mismas a otra empresa, no han podido ser reparadas, y a día de hoy ambas cámaras funcionan perfectamente, por lo que esta Policía Local comenzará a realizar las actuaciones necesarias para garantizar la seguridad en el patrimonio". Una contestación con la que huelga añadir nada más.

Noticias relacionadas