Las Brigadas Municipales de Guijuelo ya trabajan en el acondicionamiento de la piscina de verano

Piscina de Guijuelo. (Ayto Guijuelo)

Se están realizando labores de mejora en los vasos y se procederá a realizar trabajos de jardinería, entre otras actuaciones.

Las Brigadas Municipales de Guijuelo trabajan ya en el acondicionamiento de la Piscina Pública que abrirá sus puertas en el próximo mes de junio. Así lo adelantaba ayer el concejala de Servicios Generales del Ayuntamiento de Guijuelo, Samuel Fernández Rodríguez quien recalcó que todo estará listo para que a mediados del mes de junio se puedan abrir estas instalaciones veraniegas. A lo largo de estas semanas, los trabajos se están centrando en el acondicionamiento de los vasos de las dos piscinas, tanto en la olímpica como la de uso infantil.

 

Gracias a las labores de adecuación y modernización que se han venido haciendo en los últimos años, en esta temporada no serán más que necesarios los ajustes de mantenimiento y puesta a punto, que también incluyen algunos trabajos de jardinería como la siega del césped. No en vano, a lo largo de todo el año se realizan labores de mantenimiento de las zonas verdes del recinto, que especialmente, se cuidan con la llegada de la primavera. “Este año no están prevista sobras aunque estamos valorando alguna ampliación de cara al próximo verano de 2018”, agregaba el concejal de Servicios Generales.

 

Además de las labores de mantenimiento, se procederá a la limpieza y revisión de los sistemas de depuración que, como cada temporada, deben estar en perfecto estado para adaptarse a la normativa vigente. Por ello, desde el Ayuntamiento de Guijuelo se procede al vaciado total de cada vaso antes del comienzo de la temporada, así como a la limpieza, desinfección y reparación de sus paredes, fondo y accesorios. Serán los servicios de inspección de la Consejería de Sanidad los que deberán dar el visto bueno a las instalaciones antes de que se proceda al llenado del vaso. De hecho, la normativa Higiénico-Sanitaria de aplicación vigente en Castilla y León, fija con carácter obligatorio, las características higiénico-sanitarias de las piscinas de uso público, de sus instalaciones y servicios anexos, el control de la calidad sanitaria del agua y de su mantenimiento, las obligaciones del personal responsable de las instalaciones, el comportamiento de los usuarios, el régimen de autorizaciones, la vigilancia y las inspecciones sanitarias y el régimen sancionador aplicable en los supuestos de su incumplimiento.

Noticias relacionadas