Las becas Ángel Carril recaen en proyectos sobre el trabajo infantil en la sociedad tradicional y sobre carros de labranza

El Palacio de La Salina (foto: M.Pedrosa)

Estas becas están dotadas con 4.250 euros cada una de ellas, alcanzan su octava edición y los becados disponen de un año para presentar el trabajo final.

Las dos Becas de Investigación Etnográfica Ángel Carril 2019, convocadas por el Instituto de las Identidades de la Diputación de Salamanca han recaído en los proyectos 'Niños y trabajos en la sociedad tradicional' y 'Carros de labranza', dentro de la convocatoria a la que se han presentado ocho proyectos.

 

El jurado, tras el estudio de las memorias y las deliberaciones correspondientes, acordó por unanimidad conceder las dos becas a los proyectos: 'Niños y trabajos en la sociedad tradicional: el ejemplo de la comarca de Las Villas', presentado por Arsenio Fernando Dacosta Martínez, Purificación Morgado Panadero, Raluca Cosmina Budian y Stefhanie Víquez Rojas. El jurado ha estimado el interés del proyecto por considerar que es un tema original apenas tratado en la provincia de Salamanca y que "arrojará luz sobre la infancia en la sociedad tradicional rural y particularmente el papel del niño en el trabajo campesino y su progresiva incorporación a tareas y funciones acordes a su edad, que contribuyen a la maduración personal y laboral del individuo".

 

La segunda de las becas ha recaído en la presentada bajo el título 'A modo de catalogación y documentación de los carros de labranza en la provincia de Salamanca', de Joaquín Sánchez de Bustos. El jurado ha valorado este proyecto por la posibilidad que ofrece de "desbrozar un tema prácticamente inédito en la provincia de Salamanca, de elaborar, por primera vez, una catalogación de los carros de labranza de la provincia de Salamanca, en sus tipologías y en el rasgo identitario y diferencial de la pintura figurativa referida a la vida popular, en diferentes temáticas, específico de esta provincia".

 

Estas becas, dotadas con 4.250 euros cada una de ellas, alcanzan su octava edición y los becados disponen de un año para presentar el trabajo final. El jurado ha estado compuesto por David Mingo, Diputado de Cultura, como presidente, Julio Borrego y Ana María Carabias, profesores de la USAL, Belén Cerezuela, directora del Área de Cultura de la Diputación, y Juan Francisco Blanco, director del IDES, como vocales y Bernardo Hernández, Director de Organización del Área de Cultura de la Diputación, como secretario.

 

A lo largo de los ocho años de convocatoria se han presentado a estas becas un total de 81 proyectos, de los cuales se han becado 16 y se han publicado 3. En los próximos meses están prevista la publicación de algunos otros.