Las ayudas del Ayuntamiento a sus asociaciones 'amigas', una pedrea ilegal de miles de euros

Los presidentes de la Cámara y Aesco y de la asociación de hostelería, con el alcalde.

El interventor municipal pone reparos al pago de 55.000 euros a Aesco y la asociación de hostelería porque no acreditan cumplir el objeto de los convenios por los que se les paga. Además, deben dinero al Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Salamanca ha estado concediendo a varias asociaciones subvenciones a través de convenios ilegales, y lo va a seguir haciendo a pesar de que estas mantienen deudas con las arcas municipales, lo que las eliminaría para recibir cualquier tipo de ayuda pública. Así se ha sustanciado tras la última reunión de los órganos directivos de la Sociedad Municipal de Turismo y Promoción Económica, el órgano a través del cual el consistorio está burlando su minoría en el pleno para poder conceder ayudas de manera arbitraria.

 

Las beneficiadas son tres entidades 'amigas', que acompañan al ejecutivo de Fernández Mañueco en muchas de sus actividades. Se trata de la asociación de comercio Aesco y de la de Hostelería, claves para la creación de la patronal impostora, CES, y para la toma de control de la Cámara. Las dos se benefician de subvenciones discrecionales otorgadas no son polémica. Y la institución cameral también se lleva un importante pellizco de fondos municipales con medidas como la contra de varias de sus naves o la concesión del servicio de atención a emprendedores.

 

Desde el Ayuntamiento y a través de la Sociedad Municipal de Turismo, se han entregado 55.000 euros en subvenciones no justificadas a la Asociación de Empresarios de Hostelería y a la Asociación de Empresarios de Comercio (AESCO). En concreto, estas agrupaciones han recibido ayudas por valor de 30.000 y 25.000 euros, respectivamente en 2016, a pesar de que el informe de Intervención recoge textualmente que “no se acredita el cumplimiento del objeto del convenio”

 

 

DINERO PÚBLICO PARA PAGAR SUELDOS

 

Para entregarles estas cantidades, el Ayuntamiento se ha saltado todos los reparos de la intervención que ya presentó un informe de fiscalización de esta sociedad de capital municipal, y en el que el Interventor municipal encuentra varias anomalías en estas ayudas. Entre otras cosas, se han justificado a duras penas a pesar de que, por ejemplo, a Aesco se le ha permitido justificar gastos fuera de plazo. En los convenios se permitía, entre otras cosas, incluir gastos de personal entre los justificables para cargar a la ayuda municipal.

 

El año pasado, Aesco cargó a la subvención municipal de 25.000 euros más de 26.000 de salarios y deja 950 euros para campañas de promoción del comercio. La asociación pretendía 'colar' 46.000 euros en facturas a cargo de dinero público y que el Ayuntamiento pagara también los 6.000 euros del alquiler de su sede. Y dejaba sólo 950 euros para campañas en favor del comercio.

 

En cuanto a la asociación de hostelería, Mañueco les concedió ya en 2016 una ayuda de 30.000 euros que incluía la posibilidad de pagar de ahí los sueldos de sus empleados. Se trata de una subvención nominal concedida de forma directa y que tiene como objetivo pagar la colaboración de esta asociación para organizar la programación del Palacio de Congresos; entre los gastos justificables, los sueldos del personal de la propia asociación.

 

 

DEBEN DINERO AL AYUNTAMIENTO

 

Ganemos Salamanca, la agrupación que ha denunciado la situación, considera que “quizá este dinero está sirviendo únicamente para pagar los salarios de estas asociaciones, cuando el verdadero objetivo debería ser la promoción del turismo y la hostelería en la ciudad, siempre en beneficio de los intereses generales”, tal y como explica la concejala de Ganemos Virginia Carrera. “No estaremos cumpliendo con la Ley General de Subvenciones si no procedemos a exigir la deuda antes de firmar cualquier convenio de colaboración”, añade Carrera.

 

Estas cantidades se han concedido, además, a asociaciones que tienen deudas con el Ayuntamiento, por lo que, como indica también Intervención, “no procedería conceder subvenciones a entidades que mantienen deudas”, tal y como marca la Ley General de Subvenciones. En cuanto a las cantidades pendientes de pago, la Asociación de Hosteleros adeuda algo más de 1.500 euros, mientras que, la de Comercio, debe al Ayuntamiento unos 400. También consta como deudora la Cámara de Comercio (4.000 euros aproximadamente).