Las artes escénicas de Castilla y León levantan la voz para pedir reconocimiento y fondos

El manifiesto firmado por 300 artistas se ha entregado en Cortes

Profesionales de las artes escénicas denuncian la progresiva degradación del sector y el olvido de las administraciones públicas de la Comunidad.

"¡Basta ya!, ¡hasta aquí hemos llegado! o ¡la situación es insostenible!", son algunas de las frases lapidarias pronunciadas por profesionales de las artes escénicas de Castilla y León durante la concentración protagonizada ante las Cortes, donde, en representación de trescientos artistas firmantes de un manifiesto, han denunciado la progresiva degradación de su profesión y el olvido de las administraciones públicas de la Comunidad.

 

El citado manifiesto, que cuenta con las rúbricas de profesionales de reconocido prestigio nacional e internacional y está impulsado por Artes Escénicas Asociados de Castilla y León (Artesa), ha sido entregado tanto a la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, como a los responsables de los distintos grupos parlamentarios, al tiempo que ha sido registrado en la Consejería de Cultura para que del mismo tengan igualmente constancia la titular de este departamento, María Josefa García Cirac, y el propio presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera.

 

Con carácter previo, la actriz y directora, Esther Arribas, de la compañía 'Pie Izquierdo', ha sido la encargada de poner voz al manifiesto ante las puertas del Parlamento regional, donde, acompañada de medio centenar de compañeros, entre ellos Ana y Ángel, el conocido dúo integrante de 'Teloncillo', ha denunciado la falta de voluntad política en Castilla y León, "más allá de buenas palabras y sonrisas, que se confunde cortoplacismo con política cultural".

 

De esta situación los profesionales del sector, que celebran precisamente hoy el Día Mundial del Teatro, responsabilizan no sólo a la Junta sino de un modo especial a los ayuntamientos por "ningunear y despreciar" a los artistas y creadores castellanoleoneses.

 

RECORTES DEL 70% DE RECURSOS

 

Recortes en torno al 70 por ciento respecto de los recursos públicos destinados al sector, la pérdida del 50 por ciento de los espectadores de los teatros de Castilla y León en los últimos años y una gestión cultural regida más por "intereses localistas que por criterios de Comunidad", unida a una burocracia institucional cada vez más asfixiante para gestionar los "paupérrimos recursos" son algunos de los factores que, a juicio de los firmantes del manifiesto, sitúan hoy a la profesión en una situación límite que ha supuesto la destrucción de decenas de puestos de trabajo.

 

En este sentido, Tomás Martín, de 'La Quimera de Plástico', resume la situación en el hecho de que "hoy los profesionales del sector no pueden vivir de su profesión por falta de trabajo y porque éste es muy pobre", hasta el punto, como así lamenta, que muchos compañeros se ven obligados a abandonar Castilla y León en busca de una oportunidad que le es negada a causa de unos presupuestos "paupérrimos, de los más bajos de todo el Estado" en materia cultural.

 

Más crítico se ha mostrado Luis Miguel García, presidente de Artesa y responsable de la compañía 'Corsario', quien explica que las distintas compañías castellanoleonesas han guardado silencio desde el "crack de 2008" pero "llegados a este punto no es posible aguantar más", en referencia a que las empresas teatrales se ven obligadas a funcionar a golpe de crédito y "al albur" de recibir a tiempo los pagos de las distintas administraciones".

 

El máximo responsable de Artesa lamenta además que en otras autonomías, a raíz de la crisis, se "amurallaron" en favor de su sector, mientras que Castilla y León, Madrid y País Vasco cuentan con los circuitos más abiertos.

 

"La Junta tendría que hacer un esfuerzo real para dar trabajo a la gente de aquí. El principal problema de Castilla y León es la dejación", ha espetado Luis Miguel García, quien pone como ejemplo la política de difusión lingüística en Euskadi y critica que una Comunidad como Castilla y León "que se precia de su idioma como gran valor patrimonial no sea capaz de potenciarlo, ¡por Dios!".

 

Como ejemplo del esfuerzo de las distintas compañías, el portavoz de 'Corsario' ha recordado el espectáculo 'Pasión' con un presupuesto de 3.000 euros, diecisiete personas y un camión de doce metros. "¡Eso sí que es un servicio público que ha reconocido la gente normal, las administraciones no!", se queja.

 

"¡AQUÍ NO EXISTIMOS!"

 

El responsable de 'Corsario' se queja de que el actual sistema de las autonomías no ha favorecido un acercamiento entre los gobernados y los gobernantes. "A diferencia de otras comunidades, ¡aquí no existimos!", ha asegurado García a la hora de expresar la sensación de soledad que tienen los profesionales de las artes escénicas.

 

Estos, en su comunicado, recuerdan que han demostrado durante décadas que son un sector económico sostenible y rentable para la Comunidad, que han certificado su calidad y talento tanto a nivel nacional como internacional a través innumerables premios y reconocimientos, así como, por encima de todo, que han contribuido a la vertebración social y al fortalecimiento de la identidad de Castilla y León.

 

"Nuestra comunidad es tierra de artistas que merecen unas políticas culturales decididas e inmediatas, que doten de dignidad profesional a las actuales y a las futuras generaciones de artistas que son y deberían seguir siendo patrimonio cultural tangible de nuestra Comunidad", concluyen los firmantes del manifiesto, que ante la actual situación han decidido este martes, Día Mundial del Teatro, no participar en ningún acto oficial de celebración de esta efeméride.

 

"A los profesionales, artistas e intérpretes del teatro, del circo, de la danza o de la magia de Castilla y León nos encontraréis ese día en la calle o sobre los escenarios celebrando que seguimos vivos, aunque no sepamos por cuánto tiempo.¡Allí os esperamos!", sentencian.