Las ancianas que no sabían ni su nombre lograron votar en Béjar pese a las protestas unánimes

Papeleta electoral, lista para ser echada a la urna. TRIBUNA

Acudieron minutos más tarde sin la compañía de la monja que intentó introducir sus tres papeles en la urna antes de que un interventor de IU detuviera la votación. El PSOE intentará anular los votos en el recuento y pide un comportamiento más ético.

El domingo de elecciones estuvo protagonizado por una importante polémica en Béjar. Mediada la mañana, llegaban al colegio electoral de la Escuela de Ingeniería de Béjar tres ancianas de laresidencia 'Las Hermanitas' acompañadas de una monja, que llevaba en su mano las papeletas para votar y los DNI de las tres señoras. Según denunciaron miembros de la mesa, no sabían su nombre, ni en que año estamos ni tampoco a qué habían acudido allí. Ante esta situación, todos los partidos protestaron y evitar que, en principio, ejercieran el voto por no estar en condiciones y poder hacerlo sugestionadas con un tercero.

 

Sin embargo, las tres afectadas por la polémica sí depositaron finalmente su voto. Lo hicieron, según ha denunciado el socialista Cipriano González, minutos después y aprovechando la ausencia de los interventores de todos los partidos, salvo el PP, y ya acompañados por otras personas, no por la monja que las llevó inicialmente frente a la urna.

 

El domingo, según relató González, al ir a depositar ella misma los sobres en las urnas, el interventor de Izquierda Unida, extrañado por la situación, detuvo el proceso para preguntar a las ancianas su nombre, en qué año estamos y qué venían a hacer. "No han sabido responder a ninguna de las preguntas", se lamentaba entonces el propio González en declaraciones a TRIBUNA.

 

Ante esta situación, los partidos presentes se quejaron e impidieron temporalmente el voto, pero se produjo minutos más adelante aprovechando la ausencia de interventores. Por este motivo, el PSOE presentó una reclamación ante la junta electoral de zona, que este lunes respondió que no entendía que se hubiera producido delito electoral. "Seguían sin estar aptas para votar, y esto puede ser legal, pero no ético", ha lamentado González.

 

Por este motivo, y en primer lugar, intentarán que este miércoles, día de recuento, se corrija esta situación. Entiende que será complicado porque no se apartaron estos tres votos en el momento y ahora no es posible identificarlos para anularlos. Y en segundo lugar considera necesaria una modificación normativa que evite estas situaciones e impedir que en el futuro "terceras personas voten por otras".