Las 'ampas' denuncian "dificultades" a las actividades para la jornada reducida y temen que se repita en septiembre
Cyl dots mini

Las 'ampas' denuncian "dificultades" a las actividades para la jornada reducida y temen que se repita en septiembre

Salida de un colegio este día 1 de junio en Salamanca. Foto: A. Santana

Muchas 'ampas' de Salamanca no ha podido hacer programas de 'Tardones' por lo que Fedampa califica de "dificultades" para hacer las actividades: hoy empieza el mes de jornada reducida, antesala de lo que ocurrirá en septiembre.

Los colegios de Salamanca ha empezado este 1 de junio de 2021 la jornada reducida con la que afrontarán el último mes de curso escolar hasta que el día 23 de junio acaben las clases. El cambio supone anticipar la salida una hora, a las 13.00 en vez de las 14.00 horas, y es la antesala de la nueva jornada reducida de septiembre que ha soliviantado los ánimos en la comunidad educativa. A la hora prevista, los entornos de los centros escolares se han llenado de padres y madres que iban a buscar a los alumnos, aunque parte se han quedado en los centros en programas de 'Tardones'.

 

La medida es una de las novedades del próximo curso y tiene como espejo lo que va a ocurrir en junio, mes en el que se reduce la jornada desde hace años. Pero en septiembre hacía tiempo que no se hacía y esto ha calentado los ánimos, especialmente entre las asociaciones de padres y en los colegios públicos. Es cierto que se ha autorizado a realizar actividades complementarias, los denominados 'Tardonres', para que los alumnos permanezcan en el centro hasta la hora habitual de salida. Pero los afectados no están conformes.

 

Según explica el responsable de Fedampa en Salamanca, Fernando Paricio, ha habido dificultades que se van a notar a la hora de la puesta en marcha de programas de conciliación, los conocidos como 'Tardones'. No todos los colegios públicos podrán ponerlos y muchas de las 53 'ampas' asociadas ahora mismo a la federación no han podido prepararlo. "Se han puesto dificultades en varios centros para ponerlo y que coincidiera el horario de salida con el habitual y con los horarios laborales", asegura.

 

El motivo, según denuncia Paricio, que incialmente Educación quería enfocar esta medida de conciliación como una actividad extraescolar. "Se nos dijo que fuera actividades indivduales, al aire libre, en grupos de menos de 30 personas, y que las tenían que autorizar las direcciones de los centros escolares", pero explica que eso las hacía responsables de lo que ocurriera, algo complicado en estos tiempos de Covid. Posteriormente se autorizó hacerlas como actividades de conciliación en los centros, pero para entonces muchas 'ampas' habían desistido. Eso complicará la vida a las familias, especialmente de centros públicos, que no cuenten con ello.

 

Desde Fedampa temen que esta situación se repita en septiembre, que será también en jornada reducida, pero esperan más facilidades para realizarlas, y defienden que se realicen como actividades de conciliación y no como extraescolares.