Las 800 plazas de las oposiciones de Secundaria, pendientes del veredicto de Montoro

Cristóbal Montoro tras el Consejo de Ministros

El ministro baraja dar 'luz verde' a la oferta pública de empleo aunque no haya presupuestos y permitir que las comunidades convoquen oposiciones. La Junta tiene pendientes las de Secundaria, pero cree que no va a dar tiempo para hacerlas este año.

El ministro Montoro tiene en su mano los planes de miles de opositores que llevan años esperando las oposiciones de Secundaria de Castilla y León. De hecho, quién lo iba a decir, el titular de Hacienda es la última esperanza a la que se agarra el colectivo para no dar también por perdido este año 2017, o por lo menos para saber que en 2018 llegará la oportunidad que llevan años esperando.

 

A día de hoy, nadie cuenta con que la Consejería de Educación convoque las oposiciones comprometidas. En realidad, eso depende más de la viceconsejería dependiente de Presidencia que se ocupa de estas cuestiones. Lo previsto eran 800 plazas, que es la cifra aproximada de los profesores que se jubilan, y que son las únicas que se pueden sustituir a día de hoy por los límites de la tasa de reposición. Sin embargo, el consejero de Educación, Fernando Rey, ya ha confesado que no ve posibilidades para convocar las oposiciones por falta de tiempo y las ha descartado. La solución, acumular las 800 de este año con las de 2018.

 

Detrás de esta decisión está la falta de presupuestos generales del Estado. Actualmente, estamos funcionando con los de 2016, pero el apartado que corresponde con la oferta pública de empleo no se puede prorrogar. Así que no queda otra que esperar a los presupuestos de 2017, donde se fijaría la política de reposición de plazas de empleados públicos, ya que la oferta sigue restringida por culpa de los objetivos de déficit y estabilidad presupuestaria. De hecho, esta semana el Gobierno ha prohibido a las comunidades que convoquen las oposiciones de Secundaria hasta que no haya presupuestos.

 

Sin embargo, este jueves el Ministerio de Hacienda ha insinuado que busca una fórmula para poder liberar la oferta pública de empleo, también la estatal con hasta 19.000 plazas del año pasado, y que no haya que esperar a tener presupuestos, algo que no va a ocurrir hasta finales del mes de marzo. El ministro podría optar por la prórroga de los niveles de la tasa de reposicíon o por un real decreto para dar vía libre a la oferta de empleo público y ganar un tiempo precioso. El próximo martes, en la sectorial de Educación entre el ministro Méndez de Vigo y las comunidades, se esperan noticias.

 

No obstante, y aunque Montoro encuentre una fórmula para liberar las oposiciones, el campo sigue sin estar despejado para los opositores en Castilla y León. La Junta ya ha dicho que no cree que de tiempo a convocar para que los exámenes se puedan hacer este año. Y por otro lado está el temor a una avalancha de opositores que le haga la competencia a los profesores que llevan años esperando. Extremadura o Castilla-La Mancha ya han dicho que no van a hacer oposiciones, así que si Castilla y León abre la espita, podría sufrir una riada de participantes que deje pequeña la cifra de casi 20.000 para la oposición de maestros.