¿Lanzamos la 'crisis' a la hoguera?