Lambarri recluta al Guijuelo para el play off

Lambarri anotó el gol de la victoria

Un tanto del '9' del Guijuelo sirve para voltear un mal partido del equipo salmantino que sufrió en exceso frente al colista pero que logra una victoria de oro para colocarse a solo dos puntos de la fase de ascenso y mantener el sueño vivo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

MARINO LUANCO: José Luis; Pablo Suárez, Guaya, Dudi, Merino; Adri, Draman, Diogo (m. 81 Imanol), Omar (m 77 Prendes); Álex Blanco y Boro.

 

CD GUIJUELO: Felipe; Jonathan, Yeray, Rigo (m. 46 Raúl Ruiz), Razvan; Moreno, Valero, Pastor (m. 56 Lambarri), Carlos Rubén; Chuchi y Nierga.

 

GOLES: 1 - 0 minuto 6, Boro. 1 - 1 minuto 22, Carlos Rubén. 1 - 2 minuto 74, Lambarri.

 

ÁRBITRO: Rezola Etxeberria (Colegio Vasco). Amonestó a Guaya (m. 93) por parte del marino y a Razvan (m. 44), Raúl (m. 93) y Felipe (m. 94) por parte del CD Guijuelo.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada número 34 del Grupo I de Segunda B que ha enfrentado en Miramar a Marino de Luanco y CD Guijuelo.

Ander Lambarri se visitó de 'capitán' para reclutar al Guijuelo para el play off; un gol del '9' del equipo en el minuto 74 le valió a los guijuelenses para sacar adelante un mal partido frente al colista y descendido Marino de Luanco, que se adelantó en el minuto 6. Pero, a estas alturas de la temporada, el juego da igual y solo los tres puntos gozan de la importancia necesaria para que el equipo juege fase de ascenso.

 

Carlos Rubén hizo el empate en un balón largo de un Guijuelo que no mostró señales de su juego y que sufrió más de lo esperado ante el colista, teniendo que apelar a la heroica para sacar tres puntos que le dejan a solo dos del cuarto puesto (UD Logroñés) con cuatro partidos por delante, alentado el sueño del play off, pero evidenciando serios problemas. Y con Felipe Ramos salvando al equipo para sumar una victoria de oro.

 

El Guijuelo saltó al campo con un once en versión defensiva ya que Estévez optó por darle de nuevo el lateral derecho a Jonathan (en lugar de colocarle de central), dejando a Raúl Ruiz en el banquillo; el resto, los mismos que frente al Celta B en El Municipal en la jornada anterior.

 

Pero están los que están y son los que son y fueron los que dieron la cara frente al Marino. El equipo salió al campo consciente de lo que se jugaba en un nuevo 'match ball' ya que una derrota le apartaba casi de manera definitiva de la fase de ascenso a Segunda División, sueño demasiado bonito como para dejarlo escapar.

 

Los primeros minutos no fueron buenos para el Guijuelo que salió con la 'torrija' de los últimos partidos, con numerosas pérdidas de balón e imprecisiones en las entregas. Una de ellas la aprovechó el Marino en el minuto 6, cuando un disparo de Draman lo sacó muy bien Felipe pero el rechace posterior sí lo supo aprovechar Boro ante la pasividad de la defensa, poniendo el 10 en el marcador y dejando al Guijuelo casi 'hundido'. Los peores presagios se estaban dando en Miramar.

 

El Guijuelo debía asomarse al área del Marino y así lo hizo Chuchi en el minuto 16 tras una buena combinación con Jonathan Martín pero el disparo del 'profe' se marchó por poco a la izquierda de José Luis. Pero los errores de concentración con solo una pelota larga eran una condena para el Guijuelo, que lo ponía demasiado fácil.

 

El equipo estaba caído y debía encontrar una pequeña chispa que encendiese la llama; y ésta llegó en el minuto 22 tras un pase largo de Razvan que dejó a Carlos Rubén solo para encarar a José Luis y batirle con calidad para hacer el 1 - 1 y despertar de su letargo al equipo salmantino.

 

El Guijuelo lo intentaba, más por insistencia que por elaboración del juego, algo de lo que el equipo ha carecido en los últimos partidos, pero a estas alturas de la temporada lo importante era ganar, nada más. Sumar tres puntos de oro frente al colista y ya descendido a Tercera. El equipo no estaba cómodo, quizá atenazao por la presión de no poder fallar o porque las fuerzas están muy justas.

 

Lo cierto es que el Guijuelo cometía muchos errores atrás y sufría en exceso antye un equipo inferior y con Felipe Ramos como mejor hombre que salvó los muebles al filo del descanso con una buena intervención ante Draman. Sin duda, lo mejor del choque, el pitido del ábitro para irse al vestuario 1-1.

 

'CAMBIOS PARA CAMBIAR...'

 

En la reanudación, Estévez reaccionó sacando del terreno de juego a Rigo por Raúl Ruiz, que se colocó en el lateral derecho para volver Jonathan al eje de la zaga, algo que quizá debió haber ocurrido desde el minuto 1 porque el equipo necesitaba algo más. Y sabía que no podía fallar.

 

Algo había que cambiar porque el Guijuelo se la jugaba; en el 56, Ander Lambarri entró en el campo para inquiertar a los centrales del Marino sustituyendo a un desacertado Pastor, colocando a Nierga al costado izquierdo y a Carlos Rubén en el derecho. Tocaba apelar a la herocia con 'cambios para cambiar'.

 

Poco después, Estévez encontró la solución en Ramiro dejando a Jorge Alonso en el banco sin jugar y sacando del terreno de juego al 'profe' Chuchi, optando por un juego aún más directo; todo ello, para intentar sacar adelante un partido que se ponía cada minuto más cuesta arriba.

 

Pero en éstas, y tras otro balón largo peinado por Nierga, apareció Lambarri, para marcharse de su par, regatear al portero y sacar al Guijuelo del atolladero, algo que ocurre cuando los buenos están sobre el terreno de juego. Gol importante para una victoria que aún lo iba a ser más. Y es que, el Guijuelo no podía dejar pasar este tren.

 

Y no lo dejóm escapar... el equipo superó un mal día, sufrió lo indecible pero sacó tres puntos de oro que le permiten colocarse a solo dos puntos del play off, que marca la UD Logroñés y sumando dos puntos de ventaja sobre la UD Compostela. Lambarri recluta a un Guijuelo que mejoró con la entrada de Raúl y del '9' vasco para seguir soñando.