La 'vídeo-finish' de La Aldehuela está metida en una caja y sólo se podrá usar previo pago de una tasa

El aparato de vídeo-finish, utilizado en el pasado Campeonato de España absoluto.

El concejal de Deportes admite que el aparato, comprado con fondos municipales, está guardado en un almacén y se saca de la manga una nueva tasa que la delegación provincial de atletismo tendrá que pagar para poder usarla.

El atletismo salmantino, encarnado por la delegación local, tendrá que pagar por usar una vídeo finish comprada con dinero público y que está, metida en una caja, bajo custodia de la empresa privada que gestiona la pista cubierta de La Aldehuela. Esta es la respuesta que el concejal de deportes, Enrique Sánchez-Guijo, ha dado en comisión informativa tras la polémica por el 'secuestro' que la empresa concesionaria había hecho de esta máquina, comprada para el pasado campeonato de España y bajo el compromiso de poder ser usada para otras competiciones.

 

Tal y como recoge el acta de la sesión en la que se preguntó por este asunto, el concejal ha negado que la federación recicibiera la negativa para usarla cuando solicitó el aparato para varios campeonatos locales a celebrar en las pistas del Helmántico; sin embargo, como TRIBUNA informó en su día no se llegó a negar el uso de manera expresa, pero tampoco se atendió la petición tramitada a pesar de las reuniones con la concejalía y la empresa concesionaria. El concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, era conocedor de la situación, pese a lo cual no impidió que el trofeo Carlos Gil Pérez tuviera que celebrarse usando una vídeo finish de otra provincia mientras la que se compró para Salamanca está metida en una caja en el almacén de la pista cubierta. El grupo C's ha pedido que, al menos, se saque y se compruebe que funciona.

 

Según el concejal, el problema es que no se puede usar en otras instalaciones que no sean las de La Aldehuela porque está bajo custodia de la empresa concesionaria, a pesar de que el aparato se compró con dinero público y la sociedad mercantil que lo gestiona recibe subvenciones. Pero es que, además, Guijo ha asegurado que pronto se podrá ceder en virtud de un reglamento de uso que incluya las condiciones de cesión, pero que esta implicará el pago de una tasa.

 

La tasa habrá que pagarla a pesar de que la máquina es propiedad del Ayuntamiento. El nuevo aparato costó unos 50.000 euros y fue pagado de fondos municipales, con una partida que se habilitó para comprar todo el material necesario para las competiciones en la pista cubierta. Los grupos de la oposición le han recordado al concejal que la máquina es de propiedad municipal y han criticado que ahora se otorgue a la empresa. Además, se adquirió por indicación de la delegación salmantina, que insistió en la idoneidad de adquirirla, y con el compromiso de que se pudiera usar para otras competiciones.