La veleta de la iglesia de San Martín luce (un poco) más derecha después de una década
Cyl dots mini

La veleta de la iglesia de San Martín luce (un poco) más derecha después de una década

La iglesia románica, a punto de empezar a ser restaurada, ve como su graciosa veleta recupera la posición que perdió hace años.

La iglesia de San Martín recibirá en breve la necesaria restauración que espera desde hace muchos años. La esperada obra de rehabilitación del templo, uno de los grandes ejemplos del románico en Salamanca, está a punto de producirse y esta semana se han conocido los términos de la intervención que se llevará a cabo a lo largo de los próximos meses. Mientras llega ese momento, algunas pequeñas cosas han empezado a cambiar, por ejemplo, la situación de su veleta.

 

Este elemento es el paradigma de lo que ocurre con este monumento. Visible desde la plaza de Poeta Iglesias, durante años se ha mantenido en piede milagro y con una pronunciada inclinación. Lo llamativo es que lleva así cerca de una década. Así lo han confirmado responsables de la asociación Ciudadanos por el Patrimonio al preguntarles por la cuestión. La respuesta técnica es que la veleta lleva tiempo así y, según patrimonio, no corre peligro porque está bien anclada.

 

Sin embargo, esta semana su situación ha mejorado un poco. Una grúa de grandes dimensiones ha servido para hacer trabajos de mantenimiento en la iglesia y, de paso, enderezar un poco su características veleta, un gracioso caballito. Ahora luce un poco más derecha. Este elemento llevaba cierto tiempo en peligro porque en mayo de 2019 hubo que asegurarla por el temporal.

 

Ahora parece que a San Martín y su veleta le esperan mejores tiempos. Durante cinco años el templo ha estado sembrado de sensores para obtener el diagnóstico más preciso posible del estado actual del monumento para abordar su restauración con toda la información disponible. La principal conclusión de los informes y del estudio de evaluación estructural realizado por la Junta de Castilla y León es que las cargas que soportan los muros románicos del edificio están descompensadas y es necesario realizar una redistribución para mejorar el margen de seguridad estructural.

 

La actuación que se está desarrollando actualmente está sirviendo para modificar los puntos de apoyo de la cubierta actual, que se restauró durante la década de los noventa, para distribuir mejor su peso sobre los muros románicos, trasladando y centrando de este modo las cargas.   La acción tiene un plazo de ejecución de seis meses y se suma a las llevadas a cabo hasta el momento dentro del Plan que han supuesto una inversión cercana a los 356.000 euros.

Noticias relacionadas