Actualizado 16:05 CET Versión escritorio
Salamanca

La vegetación incontrolada se adueña del palacete en ruinas del paseo de la Estación

MUNICIPAL

La vegetación del palacete abandonado del paseo de la Estación se sale de la finca e invade la acera y una calle lateral.

Publicado el 05.06.2018

Las ruinas de lo que fue un palacete en el paseo de la Estación vuelven a presentar un estado de descuido total. La construcción, que tuvo que ser desalojada en 2013, es ahora mismo una selva y su vegetación ha empezado a invadir la acera del paseo y una calle lateral, en la que las ramas de los árboles que han crecido en el terreno frente a la casa han salido ya hasta la calzada.

 

El antiguo palacete ha sido fuente de constantes problemas desde hace años. Su propiedad se empeña en no hacerse cargo de las obligaciones mínimas que le corresponden y, periódicamente, la finca es pasto del abandono. Ahora mismo el mayor problema es la vegetación. Las copiosas lluvias de toda la Primavera han propiciado una explosión vegetal que desborda los límites de la parcela.

 

La vegetación ha alcanzado una altura tal que desde la acera colindante del paseo de la Estación es imposible ver el edificio. Las ramas asoman por las rejas de su perímetro y también por la parte superior, hasta crear un túnel con un quiosco cercano. Lo mismo pasa en la calle lateral, donde algunas ramas se proyectan por encima de la acera y llegan ya a la altura de la calzada. El interior de la finca está totalmente tomada por vegetación de todo tipo.

 

Lo normal sería que se obligara a la propiedad a llevar a cabo las tareas correspondientes. Sin embargo, este es un caso particular. Los propietarios, a los que costó localizar, se niegan a hacer ningún tipo de limpieza ni arreglo. De hecho, en 2013 ya hubo que apuntalar el edificio, clausurar puertas y ventanas y limpiar el terreno, pero lo tuvo que hacer subsidiariamente el ayuntamiento. Paralelamente, se han abierto infinidad de expedientes y la propiedad tiene una multa mensual de 600 euros, pero ni por esas. Los dueños han pagado algunas multas, pero nunca ejecutan las labores de mantenimiento que se les exigen, y tampoco un proyecto de rehabilitación del que dieron un primer esbozo hace unos años.

 

Esta edificación, que se encuentra en un lamentable estado de abandono, se ha convertido en un lugar de depósito de restos de basura, además de que en el interior del recinto ha ido creciendo la maleza de forma incontrolada que, con las altas temperaturas, ha llegado a convertirse en un secarral. Asimismo, el muro perimetral que delimita la propiedad ha sufrido daños que no han sido reparados, pudiendo suponer todo ello un riesgo de seguridad para los vecinos de la zona.

 

En el primer semestre del año 2013, y ante un estado de abandono similar al actual, el Ayuntamiento realizó, de forma subsidiaria, una serie de actuaciones en el interior de la propiedad que, entre otras, incluía el desbroce de la zona ajardinada. En abril de 2013 hubo una 'crisis' en la que la Policía Local tuvo que desalojar a una docena de personas alojadas en el edificio, acordonarlo y vigilar que no volvieran. 

 

La actuación fue producto de  un auto que, además del inmediato desalojo y clausura del edificio, y la prohibición del acceso a cualquier persona al interior del mismo, autorizó al Ayuntamiento a ejecutar una serie de actuaciones urgentes que solicitó con motivo de la Ordenanza Reguladora de la Inspección Técnica de Construcciones, y de la situación de insalubridad que presenta este antiguo palacete. La factura se le pasó a la propiedad.

COMENTARComentarios