La Usal y la ONCE colaboran en la investigación sobre degeneración macular asociada a la edad
Cyl dots mini

La Usal y la ONCE colaboran en la investigación sobre degeneración macular asociada a la edad

La iniciativa persigue establecer un modelo patológico in vitro de células del epitelio pigmentario para mejorar la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento de este grave proceso patológico.

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es la principal causa de ceguera en países desarrollados, afectando a una elevada proporción de la población a partir de los 60 años. En la actualidad no tiene cura y se desconoce cuáles son los primeros eventos patológicos desencadenantes de su aparición, qué elementos y cómo provocan el deterioro de las células del epitelio pigmentario (EP) -primer tipo celular perjudicado en este grupo de patologías-, además de cómo y en qué medida afectan los distintos tratamientos farmacológicos a la integridad de estas células.

 

Al respecto, la Universidad de Salamanca y la ONCE colaboran conjuntamente en la investigación en DMAE a través del proyecto “Cultivo de epitelio pigmentario de la retina como modelo patológico in vitro de degeneración macular asociada a la edad”, coordinado por la científica de la USAL Concepción Lillo Delgado. La investigadora, adscrita al Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL) y miembro del Departamento de Biología Celular y Patología de la USAL, persigue establecer un modelo patológico de células EP in vitro que reproduzca de manera verosímil las condiciones que experimentan durante la DMAE.

 

La escasez de modelos animales y la ausencia de modelos in vitro capaces de reproducir las características patológicas de los diferentes tipos de DMAE para ensayos farmacológicos, dificulta el estudio de esta enfermedad. Por ello, el objetivo principal de este proyecto es el de cultivar células de epitelio pigmentario humanas con suero sanguíneo extraído de pacientes con diferentes tipos de DMAE con el fin de analizar el efecto de sus componentes sobre las células.

 

Este modelo, por tanto, permitirá desentrañar de forma secuencial “cuáles podrían ser los procesos patológicos tempranos que suceden en estas células en un sistema controlado durante el progreso de esta patología, muchos aún desconocidos”, explica Concepción Lillo a Comunicación USAL.

 

Este sistema in vitro podría servir de plataforma para realizar ensayos rigurosos y controlados de posibles terapias experimentales que pretenden servir de tratamiento para la DMAE humana, posibilitando, asimismo, “monitorizar y dilucidar el efecto directo de cada tipo de fármaco sobre la integridad y funciones de estas células”, subraya.

 

Asimismo, se prevé que la iniciativa pueda tener un enorme potencial en el área biosanitaria, pudiendo contribuir a la “mejora de la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento de un grave proceso patológico”, como es la ceguera provocada por la DMAE y, en definitiva, “mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen”, concluye la científica de la Universidad de Salamanca.