"La USAL trabaja para que el curso 2020/2021 sea lo más normal posible, y eso requiere planificación y compromiso"

El nuevo vicerrector de Posgrado, Nicolás Rodríguez, analiza su llegada al equipo de Gobierno de la Universidad de Salamanca, sus proyectos y la incertidumbre provocada por la pandemia.

Nicolás Rodríguez-García

Lleva apenas unas semanas como vicerrector de Posgrado de la Universidad de Salamanca tras la reorganización en el equipo de Gobierno realizada por su rector, Ricardo Rivero. Y lo hace en una situación incierta de pandemia mundial, en una 'nueva normalidad' que no es normal en absoluto y que deja muchos interrogantes sobre cómo será el curso que viene. Sin embargo, Nicolás Rodríguez García ha puesto al servicio de la Universidad toda su experiencia de más de 20 años en la gestión para convertir los Posgrados en una de las señas de identidad de un Estudio que trabaja para que el próximo curso "sea lo más normal posible".

 

- ¿Cómo ha sido su llegada al equipo de Gobierno de la Universidad de Salamanca? 

Ha llegado en un momento estratégico y fundamental tanto para la buena terminación del curso como para programación adecuada del curso 2020/2021. Es un momento muy importante y en el que tratamos con mucho trabajo, mucho diálogo y mucha coordinación con centros, departamentos y directores de títulos hacerlo lo mejor posible en este escenario lleno de tantas incertidumbres que se nos presentan para el próximo año.

 

-¿Aceptar el cargo fue una decisión difícil?

Desde el punto de vista personal fue difícil porque hasta este momento dirigía un máster universitario, un programa de doctorado, el centro de investigación. Yo tenía muchos proyectos individuales y colectivos que requerían mi atención total. Pero desde otro punto de vista yo vengo dedicándome a la gestión en los últimos 20 años en distintos niveles, con distintas responsabilidades y siempre he sido un defensor de la gestión con entusiasmo, con especialización, con entrega por la Universidad y desde ese punto de vista era apuesta fácil a pesar de las dificultades y del momento en el que estamos.

 

Estamos trabajando para que cualquier estudiante que quiera hacer un posgrado en la Universidad de Salamanca tenga las condiciones para poderlo realizar desde el plano de seguridad y de salud y con todas las prestaciones académicas al máximo

 

- ¿Qué espera aportar al vicerrectorado y qué proyectos quiere poner en marcha?

Aportar mi experiencia en la materia porque ya fui hace años director académico de Posgrado cuando Posgrado no tenía un vicerrectorado independiente y en aquel momento tuvimos que hacer toda la transición de toda la estructura de títulos de la Universidad de Salamanca al Espacio Europeo de Educación Superior. Estuve en el origen de todo el escenario que se viene desarrollando en los últimos casi 15 años y la materia de Posgrado es a lo que me dedico no solo como profesor sino como gestor. 

Como proyectos, pretendo ayudar a que este curso termine de la mejor manera posible tanto para los profesores como para los estudiantes y para todo el personal de la Universidad, hacer todos los esfuerzos para programar y estar preparados ante esos escenarios que se nos pueden presentar a partir del 1 de octubre. Pero también trabajar en dos líneas maestras. Por un lado, realizar un trabajo perfectamente coordinado con el Vicerrectorado de Docencia puesto que la vicerrectora y yo entendemos que lo que son las grandes políticas deben marcarse a nivel de docencia sin hacer grandes distinciones entre las titulaciones y tiene que haber una unidad de acción y luego las particularidades en cada uno de los títulos. Y, por otro, lo que voy a tratar de hacer de forma inmediata y con mayor profundidad para el curso que viene es generar una política de programas, de incentivos, de apuesta por el Posgrado como el signo de identidad más importante de nuestra universidad. El trabajo que se viene haciendo en los últimos 15 años en materia de posgrado es muy importante pero la idea es que el Posgrado sea el vagón que tire de la Universidad.

 

- Ha sido un curso atípico por la pandemia, ¿cómo ha sido este cierre de curso para los posgrados de la USAL?

En los Posgrados se dan algunos elementos que los diferencian de los títulos de Grado y que hace que todas las acciones sean distintas. A nivel de Máster suelen ser cursos de un año y entre un 30 y un 40 por ciento de los estudiantes de nuestra universidad son extranjeros que han tenido que desplazarse y ahí todos los esfuerzos que estamos haciendo son para que esta situación de desconfinamiento progresivo y de transición hacia la nueva normalidad sea lo menos traumática posible para los estudiantes.

De cara al próximo curso estamos trabajando para que cualquier estudiante que quiera hacer un posgrado en la Universidad de Salamanca tenga las condiciones para poderlo realizar desde el plano de seguridad y de salud y con todas las prestaciones académicas al máximo. Estamos preparándonos para que si el título era presencial se de presencial, que si hay un escenario que obliga a medidas combinadas de semipresencialidad tenerlo preparado y si volviéramos a un escenario que obligara al confinamiento tanto en Salamanca como destino como en los países de origen de los estudiantes estar preparados para que la actividad académica no se resintiera.

 

- ¿Por su naturaleza, es más fácil para los posgrados adaptarse a esta nueva realidad?

Las particularidades que se dan en los títulos de máster hacen que las condiciones de inicio sean más favorables. Estamos hablando de grupos más pequeños que los que se dan en Grado, salvo algunos másteres puntuales, de un nivel de especialización más grande que hace que esos estudiantes ya tienen un bagaje en la utilización de recursos tecnológicos para poder seguir la docencia y, como normalmente es una titulación de un año, lo que es esa actividad de coordinación, de planificación, de diseño de esos escenarios es más fácil. No hay que juntar a grandes facultades y grandes departamentos, sino que las comisiones académicas son más pequeñas.

 

- ¿Qué nuevos posgrados le gustaría poner en marcha en la Universidad de Salamanca?

En los últimos consejos de Gobierno se ha iniciado la tramitación de algunos títulos nuevos, tanto títulos oficiales como títulos propios. La oferta de Posgrado de la Universidad de Salamanca es una oferta absolutamente viva que se está retroalimentando permanentemente y que hace que los profesores puedan hacer cambios a tiempo real para ajustarse lo más posible la oferta con la demanda y en el contexto en el que se producen. Es un mapa muy vivo, muy rico, y mientras que la oferta de Grado suele ser una oferta más estable y a largo plazo, la oferta de Posgrado es una oferta muchísimo más viva y que permite que esos ajustes sean más fáciles. El compromiso es tener la oferta de títulos más atractiva para los destinatarios y los interesados en formarse en la universidad.

 

La oferta de Posgrado de la Universidad de Salamanca es una oferta absolutamente viva que se está retroalimentando permanentemente

 

- En cuanto al número de alumnos, ¿se ha marcado algún objetivo para los próximos años?

El escenario que teníamos si no se hubiera producido la pandemia era de un progresivo crecimiento a nivel de máster, de doctorado y de títulos propios, casi mucho más que a nivel de Grado. Pero el escenario al que nos enfrentamos ahora hace que tengamos que ser prudentes a la hora de fijarnos objetivos a conseguir de cara al último año. Por eso, lo que estamos haciendo es trabajar para ofrecer los títulos en las mejores condiciones, con las mismas garantías de calidad que siempre, con previsión de todos los escenarios para que todos los interesados sigan viendo que Salamanca es un destino seguro y un destino de calidad. Estamos en semanas absolutamente decisivas, tanto para reforzar la oferta y plantearla socialmente como para poder acoger a todos esos estudiantes. Conforme vayan pasando las semanas esperamos que quienes vayan a tomar la decisión de continuar sus estudios en la Universidad de Salamanca tengan la mejor oferta de títulos que sea posible.

Tendremos que esperar hasta el mes de septiembre para ver realmente en qué situación se encuentran nuestros títulos y que escenario de curso tenemos. A día de hoy el número de preinscritos que tenemos es mejor que otros años pero somos conscientes de que hay que trabajar mucho y bien para que esos alumnos que confían en la Universidad de Salamanca para formarse no tengan que hacer el sacrificio de no avanzar en sus estudios. 

La presencialidad va a seguir siendo absolutamente determinante y se está trabajando en todos los niveles y con el máximo sentido de responsabilidad institucional para que en la medida de lo posible el curso 2020/2021 sea lo más normal posible y eso requiere planificación y compromiso. En los pocos días que llevo como vicerrector la lealtad institucional que me he encontrado es máxima y esa es la clave del éxito.

Comentarios

concienciación 26/06/2020 12:05 #1
Que se preocupen también por los estudiantes en relación con la ciudad en la que viven y los vecinos con los que cohabitan. Están muy bien las medidas para las aulas y los campus pero miles de jóvenes universitarios en Salamanca el próximo curso si no están muy concienciados de cómo deben actuar en la "nueva normalidad" son un peligro muy grande para la envejecida población local. Igual que en las sesiones de bienvenida y a lo largo del curso se debe incidir en inculcarles el respeto al derecho al descanso de los vecinos (que no está reñido con su derecho a divertirse) es aún mucho más vital este año que la universidad haga un gran esfuerzo pedagógico para concienciarles de que sus comportamientos pueden poner en grave riesgo la vida de muchas personas aunque su riesgo individual sea muy bajo. No pueden venir el próximo curso a hacer "vida universitaria normal" si seguimos aún en plena crisis del coronavirus y buena parte de la responsabilidad es de la Universidad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: