La USAL reconoce en un libro la aportación académica de sus ocho mujeres doctoras 'honoris causa'
Cyl dots mini

La USAL reconoce en un libro la aportación académica de sus ocho mujeres doctoras 'honoris causa'

Presentación del libro 'Doctoras Honoris Causa'

La obra, dirigida por las profesoras Ángela Figueruelo y Mercedes Iglesias, ha sido presentada por sus autoras, acompañadas por el rector Ricardo Rivero y el director de EUSAL, Jacobo Sanz Hermida. 

En el año 1922 la Universidad de Salamanca otorga el primer doctorado a una mujer, que recayó en Teresa de Cepeda y Ahumada. Un siglo después solo ocho mujeres han recibido la máxima distinción académica de los 159 reconocimientos otorgados por el Estudio salmantino.

 

Coincidiendo con este centenario, que recuerda a su vez la efeméride del II Centenario de la canonización de Teresa de Jesús, Ediciones USAL publica el libro “Doctoras honoris causa por la Universidad de Salamanca”, dirigido y editado por las profesoras Ángela Figueruelo y Mercedes Iglesias, cuya edición ha sido presentada en la mañana de hoy por sus autoras, acompañadas por el rector Ricardo Rivero y el director de EUSAL, Jacobo Sanz Hermida.

 

Con esta obra, la USAL “hace memoria y justicia históricas” a Santa Teresa de Jesús, Kirsten Kjelsberg Osen, María Telo, Adela Cortina, Victoria Camps, Rebeca Grynspan, Rocío Fernández-Ballestero García y Ana Blandiana; a la vida y la obra de las ocho mujeres que a día de hoy han conseguido recibir la más alta mención académica del estudio salmantino: el doctorado por causa de honor.

 

Durante su intervención el rector pidió una reflexión al sistema universitario español por el escaso porcentaje (menos del 20%) de reconocimientos a la labor docente e investigadora de las mujeres. “La investidura de Santa Teresa, hace casi cien años, inicia una serie de singularidades marcas por la escasez. El número es tan exiguo (8) en comparación con los hombres (151) que el sistema universitario debiera reflexionar, establecer las necesarias correcciones y aceptar criterios más equilibrados al promover al promover al prestigioso título académico”, subrayó.

 

Talento femenino

Para las autoras, la escasez de premios honoris causa para las mujeres no quiere decir que “no abunde el talento femenino”, sino que refleja “otra manifestación evidente de que la institución universitaria sigue teniendo un perfil muy masculinizado y por ello debemos seguir trabajando, para que las mujeres ocupen en el ámbito de la educación superior”.

 

El libro “Doctoras honoris causa por la Universidad de Salamanca” no es solo un reconocimiento a la aportación de estas ocho mujeres a la vida civil y religiosa, a la neurobiología, al derecho, a la ética y a la filosofía, a la política y a las relaciones internacionales, a la psicología o a la poesía, sino que  ofrece, además, “una oportunidad para conocer mejor a Beatriz Galindo o a Lucía de Medrano, y su debatido paso por las aulas salmantinas; o alcanzar la verdad histórica sobre la supuesta hija del humanista Antonio de Nebrija”, explicó Sanz Hermida.

 

El lector tiene entre sus manos una obra que comparte la vida académica de la Universidad de Salamanca, que también tiene rostro de mujer.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: