La USAL pondrá a disposición de la docencia el 'Bartolo', San Isidro, Fonseca y las bibliotecas

La Universidad de Salamanca prepara el inicio del próximo curso académico en el que apuesta por un modelo de presencialidad segura, para lo que ampliará los espacios disponibles para las clases.

La Universidad de Salamanca ultima ya su plan para el inicio del próximo curso, en el que apuesta por una presencialidad segura para todos sus miembros y que contempla la ampliación de los espacios destinados a la docencia para que sea posible cumplir con la distancia de seguridad.

 

Así lo han apuntado este lunes el rector de la USAL, Ricardo Rivero, y la vicerrectora de Ciencias de la Salud, Gestión de la Calidad y Política Académica de la USAL, Purificación Galindo, quienes han asegurado que la institución académica trabaja en tres escenarios posibles. "Trabajamos por si todo se puede llevar a cabo como antes de la pandemia, pero es poco probable; por si hay un rebrote y tenemos que volver al confinamiento, lo que nos pillaría más preparados por la experiencia que ya tenemos; y, finalmente, un modelo de presencialidad segura en el que haya que mantener las distancias, para lo que se prepara la ampliación de espacios y un sistema combinado de clases presenciales y videoconferencias en directo", ha explicado Galindo.

 

Además, Rivero ha asegurado que el Estudio salmantino está "arbitrando una app de reserva de espacios para los profesores". Así, según ha informado el rector, el objetivo es poner a disposición de la docencia todos los espacios posibles, lo que permitirá poner el Colegio Mayor San Bartolomé a disposición de las facultades del entorno como ya adelantó TRIBUNA, las aulas de San Isidro a disposición de Filología y todos los salones de actos y salas de estudio de la Hospedería Fonseca y las bibliotecas universitarias a disposición de las facultades para poder impartir las clases de forma segura.

 

Además, este modelo de presencialidad segura incluye un protocolo de vigilancia epidemiológica, que "está muy avanzado", en coordinación con la Consejería de Sanidad, el refuerzo del campus virtual y el acceso en remoto a los ordenadores de las aulas de informática. 

 

"Estamos trabajando en planes de refuerzo para estar preparados porque ocurra lo que ocurra con el virus sí vamos a tener gripe y en este contexto si un profesor tiene algo de fiebre no debe acudir a clase, por lo que tiene que haber un protocolo de sustitución para garantizar la docencia a los estudiantes", ha apuntado el máximo dirigente académico. 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: