La Universidad de Salamanca participa en el Día Mundial del Riñón

Foto: De la Peña
Ver album

En la carpa instalada en la Plaza de Anaya se han realizado pruebas gratuitas para la detección precoz de la enfermedad renal.

 

La Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo ha celebrado este jueves 8 de marzo el Día Mundial del Riñón con una carpa que se ha instalado en la Plaza de Anaya, bajo el lema "Riñones y salud de la mujer", en el marco de los actos del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca. El rector, Ricardo Rivero, se ha sumado a la celebración y ha asistido al acto institucional, junto con representantes de las otras tres entidades colaboradoras.

 

En la carpa se han realizado pruebas gratuitas para la detección precoz de la enfermedad renal. A través de un dispositivo sanitario, con sencillas pruebas, se ha podido conocer el riesgo renal de los asistentes. Los resultados de las pruebas se han conocido al momento, de forma que a cada participante se le ha entregado un folleto con sus valores, así como los nefrólogos y el personal de enfermería han transmitido las recomendaciones de salud adecuadas a su situación.

 

Algunos datos de la enfermedad renal

 

La diabetes y la hipertensión son los principales factores de riesgo de esta enfermedad que también se ve agravada por la obesidad y el sedentarismo. Estos factores, conjuntamente con el incremento de la esperanza de vida, hacen que se haya llegado a alcanzar en los últimos años unas cifras muy elevadas de incidencia, afectando ya al 10% de la población mundial. La enfermedad renal tiene diferentes fases y en sus inicios (estadios uno y dos) no da síntomas, por lo que es de difícil detección. Solo cuando el fallo renal ya empieza a ser importante (estadio tres o cuatro) pueden aparecer tobillos hinchados, dificultad para concentrarse, fatiga, orina espumosa o disminución del apetito. En el último estadio (cinco) es cuando los riñones dejan ya de funcionar y los pacientes necesitan un tratamiento renal sustitutivo: hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante.

 

Según datos de la Sociedad Española de Nefrología, en España más de cuatro millones de personas padecen algún grado de la enfermedad, más de 600.000 están en un estadio avanzado de la misma, y 57.000 necesitan ya tratamiento renal sustitutivo: un 52,4% están trasplantados, un 42,2% en hemodiálisis y un 5,45% en diálisis peritoneal. Un 2,6% del presupuesto sanitario de nuestro país se dedica al tratamiento de estos enfermos.

 

Según datos facilitados por el Servicio de Nefrología del Hospital Universitario en el año 2017 fueron atendidos en la capital salmantina un total de 183 pacientes con enfermedad renal crónica en tratamiento de diálisis, de los cuales 156 recibieron tratamiento de hemodiálisis y 27 diálisis peritoneal. De estos 114 eran varones y 69 mujeres. Con respecto a la edad: mayores de 80 años: 53 pacientes (28,9%); 65-79 años: 74 pacientes (40,5%); menores de 65 años: 56 pacientes (30,6%).

 

La Fundación Renal impulsa su acción social

 

La Fundación Renal Iñigo Álvarez de Toledo, es una institución sin ánimo de lucro con 36 años de historia que ofrece asistencia integral a los enfermos renales. Además de su tratamiento de diálisis, ofrece apoyo psicológico, social y nutricional.

 

En sus 36 años de historia la Fundación ha acercado el tratamiento a los pacientes instalándose en pequeñas localidades como Ciudad Rodrigo, Béjar, Medina del Campo, Verín o El Barco de Valdeorras, evitando así desplazamientos a los enfermos para sus tres sesiones semanales de hemodiálisis.

 

En la actualidad, la Fundación cuenta con dieciséis centros de diálisis en toda España en los que atiende a cerca de mil pacientes al año y un Centro Especial de Empleo donde los trabajadores pueden compatibilizar su jornada laboral con sus tratamientos y sesiones de hemodiálisis.

 

Asimismo, dentro de su programa de apoyo psicosocial FRIAT incluye programas de desarrollo personal y cognitivo, deporte en diálisis, talleres de nutrición y actividades de ocio y tiempo libre. La Fundación tiene también entre sus objetivos el impulsar la donación de órganos y el trasplante, así como potenciar la investigación de las enfermedades renales y su tratamiento integral a través de su Instituto de Investigación, el Instituto Reina Sofía de Investigación Nefrológica (IRSIN) orientado a mejorar los tratamientos de los enfermos renales, de la Cátedra Reina Sofía de Investigación Renal o de la convocatoria anual de premios de investigación.