La Universidad de Salamanca estrenará el nuevo 'Bartolo' con el comienzo del curso 2020/2021

La obra del colegio San Bartolomé está prácticamente acabada y el nuevo edificio, que reúne 600 años de historia, luce espectacular. La fecha prevista para empezar a usarlo, 1 de octubre.

El histórico colegio mayor San Bartolomé, el 'Bartolo', un emblema de la Universidad y de Salamanca, ya tiene fecha para su estreno: será el 1 de octubre de 2020. El edificio de 1401 está a punto de ver terminar la obra que lo va a convertir en la sede de Cursos Internacionales y con el que entra en el siglo XXI con una nueva vida e imagen en un lugar de enorme poso histórico, cuna de la tradición universitaria salmantina.

 

La Usal cuenta con sus nuevas instalaciones para empezar el curso 2020/2021. Así lo han confirmado a TRIBUNA fuentes de la institución. La obra está prácticamente terminada, a falta de pequeños detalles y remates, y de recibir el mobiliario e instalarlo. Eso permite a la universidad fijar la fecha para su estreno: el primer día del nuevo curso.

 

Desde el equipo de Gobierno de Ricardo Rivero cuentan con que hay tiempo suficiente para rematar estos detalles que faltan y completar los trámites de recepción de obra y licencias de ocupación. De hecho, el edificio ofrece ya su nuevo aspecto exterior definitivo, que es impresionante. Por el lado del Palacio de Congresos ofrece su cara más moderna gracias a las nuevas dependencias, mientras que por el lado que da al colegio mayor Fray Luis de León conserva su estampa clásica.

 

La obra ha permitido conjuntar seis siglos de historia con su entorno y el futuro uso que se le dará como sede de una de las áreas fundamentales de la Usal, los Cursos Internacionales. Precisamente el parón que sufre la actividad de enseñanza de español para extranjeros es la única sombra del estreno para el inicio del curso 2020/2021. No obstante, la institución cuenta con las nuevas instalacines en el caso de tener que ampliar espacios para ubicar alumnos de grados y otras titulaciones y cumplir las medidas de distancia social.

 

El nuevo 'Bartolo', que ha ejecutado Ferrovial Agroman (que se llevó el contrato de 6 millones de euros para redactar el proyecto y hacer la construcción), es un edificio en esquina cuya altura varía de las dos plantas en la Plazuela de San Bartolomé hasta las tres plantass de la Cuesta de Oviedo y Plaza de Fray Luis de León. Contendrá 31 aulas, un gran salón de actos y un laboratorio de idiomas, además de bibliotecas y diversas salas de trabajo, con capacidad máxima para 1.200 personas en un espacio de 5.000 m2 edificables

 

Un poco de historia

La parte 'nueva' será la que da al Palacio de Congresos. Se ha levantado sobre el terreno que quedó libre al derruir construcciones adosadas al cuerpo original durante años. A medida que la Universidad fue adquiriendo solares, el edificio se fue ampliando. En la primera obra, de 1942, se mantuvo la estructura del Colegio de la Magdalena. En 1958 sufrió una importante ampliación y en 1993 fue de nuevo objeto de reformas aunque en el siglo XXI finalizó su uso residencial.

 

Es en los solares de ampliación donde aparecieron restos arqueológicos que se integrarán en el diseño. El nuevo edificio albergará el aulario, desarrollado en tres plantas en torno a un atrio cubierto de triple altura con lucernario, comunicada con el edificio histórico y con acceso independiente por la Plaza de San Bartolomé. La construcción de nueva planta es la que ya aflora en este momento de la obra, que tenía dos años de plazo de ejecución.

 

 

En la rehabilitación del edificio histórico, que conserva la fachada, se ha actuado manteniendo el volumen y acceso principal por la Plaza de Fray Luis de León, los muros de cerramiento de fachadas históricas y el patio central, que se cubrirá con un lucernario de vidrio, así como la tipología y los elementos arquitectónicos significativos

 

Restos arqueológicos

Durante el derribo se han producido hallazgos interesantes son los restos de edificaciones antiguas, palacios y casas señoriales, calles ocultas que "descubren" la antigua organización urbanística de la ciudad, bóvedas subterráneas, restos de cerámica romana, monedas antiguas... Es el resultado de siglos de construcciones sobre ese solar. En enero de 2018 hubo que detener las obras al aparecer los primeros restos, algo con lo que se contaba.

 

Se trataba de lo que quedaba de la iglesia de San Bartolomé, fechada en el siglo XII, que se sabe estuvo en este lugar que ha ocupado durante décadas el 'Bartolo'. Desaparecida a principios del siglo XX, fue consagrada en el año 1174 y reedificada en el siglo XV. La aparición de estos restos era algo previsible porque la ubicación de la antigua y desaparecida iglesia era conocida y porque se encuentra en un entorno, el de la calle Balmes, con restos de varias épocas. Se suman a los muchos que hay repartidos por la Salamanca subterránea.