La Universidad conmemora el nacimiento de Unamuno con dos nuevos libros y la restauración de su primer busto

Foto: De la Peña
Ver album

El busto de escayola es del escultor salmantino Alejandro Petit, fechado en 1903, anterior a cualquier retrato escultórico del rector e incluso pictórico.

La Universidad de Salamanca ha conmemorado el 152 aniversario del nacimiento de Unamuno con la publicación de dos nuevos libros, “Cuadernos de Juventud” y “Miguel de Unamuno. Ecce homo: la existencia y la palabra”, además de con la presentación de la restauración del busto esculpido por Alejandro Petit en 1903.

 

En la presentación, el vicerrector Juan Manuel Corchado estuvo acompañado por el director de Ediciones Usal, Eduardo Azofra; la directora de la Casa Museo Unamuno, Ana Chaguaceda, y los autores de los volúmenes, Miguel Ángel Rivero y Pedro Cerezo Galán, además de las restauradoras Carmen Diego y Carmen Fernández, del taller de restauración Corla.

 

Cuadernos de juventud

 

Miguel Ángel Rivero, profesor de la Universidad de Sevilla, es el introductor, editor y responsable de las notas incluidas en los “Cuadernos de juventud”. Esta obra, un repaso a los cuadernos que el pensador bilbaíno escribió entre 1881 y 1892, reconstruyen y alumbran ese período inicial de su vida, formación y lecturas. La lectura de esta publicación, con algunos cuadernos inéditos hasta la fecha, ofrecen al lector una pista sobre los primeros pasos de la trayectoria intelectual en los que se cimienta el pensamiento y la obra del ilustre exrector. En este sentido, Rivero destacó en la presentación dos “agonías”, relativas “al conflicto entre razón y fe, y a la amenaza de la muerte, dos cuestiones fundamentales que recorrerán toda su vida”.

 

Miguel de Unamuno. Ecce homo: la existencia y la palabra

 

Por su parte, “Miguel de Unamuno. Ecce homo: la existencia y la palabra” es una reflexión en torno a la personalidad y el pensamiento del filósofo escrita por el catedrático de Filosofía de la Universidad de Granada Pedro Cerezo. Esta lectura de la figura de Unamuno se asienta en tres ideas sustanciales, como sostiene el propio Cerezo. La primera, es la inspiración poética y religiosa de don Miguel, “que fue su respuesta original a la experiencia del nihilismo en el fin del siglo”. La segunda, su fe en la palabra poética, frente al intelectualismo objetivista y su negación del numen, la inspiración del artista.