La última salvajada en carretera en Salamanca: la multa de antología al nuevo 'récord' de velocidad en una nacional
Cyl dots mini

La última salvajada en carretera en Salamanca: la multa de antología al nuevo 'récord' de velocidad en una nacional

Radar de velocidad de la Guardia Civil de Tráfico. Foto: EP

600 euros y seis puntos para el conductor que iba a 182 en una nacional de 90 en Salamanca: será tratado como un delito penal.

Los grandes excesos de velocidad se han convertido en algo frecuente en las carreteras de Salamanca. No son muchos los que se cometen, pero con frecuencia este año nos hemos encontrado con casos de conductores que son sorprendidos a velocidades muy por encima de lo legal. Lo normal es que estos excesos se produzcan en autovías con límite 120 o en tramos de 100, pero el último caso se ha registrado en una secundaria, en concreto, en una carretera regional.

 

Este martes la Guardia Civil de Tráfico informaba del caso de un conductor sorprendido a 182 km/h por la CL-526, entre Ciudad Rodrigo y la provincia de Cáceres. Se trata de una nacional que en ese tramo tiene un límite genérico de 90 km/h y que no está exenta de curvas en el trazado. El lugar tiene arcén y ancho suficiente, pero quien conozca la carretera sabe que no es lugar para una salvajada como esta. La velocidad es récord para una vía de la red secundaria en la provincia.

 

Durante el año pasado la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil hizo en Salamanca 15.506 propuestas de sanción por infracciones a los límites de velocidad que acabarán en multas para los conductores que se excedieron con el acelerador. Sólo unas pocas fueron por grandes excesos de velocidad, esos que por su magnitud se pueden considerar delitos contra la seguridad vial por exceso de velocidad. Pero este año 2021 se han multiplicado los casos y ya son ocho los registrados, el doble que en todo 2020 (cuatro pese al confinamiento) y 2019 (tres en todo el año).

 

El primero en nacional

Hasta ahora, la totalidad de estas infracciones habían sido en autovías. De los casos de los que hay datos, en los últimos años todos fueron detectados en autovía: tres en la A-50; siete en la A-62 y cuatro en la A-66. Este año 2021 la mayoría han sido en la A-62 en dirección Portugal pero también los ha habido en la A-66.

 

La velocidad máxima en los últimos tres años ha sido de 235 km/h y la más baja 202 km/h, está última, en un tramo limitado a 100; otro conductor más ha sido pillado también a más de 200 en una zona de 100 de la A-66. Las demás fueron en tramos limitados a 120. 

 

Este último caso tiene la particularidad de haber sido en una nacional, donde el límite es inferior, pese a lo cual el conductor doblaba la velocidad permitida en el tramo, de 90 km/h. No es extraño que haya sido sorprendido porque la DGT pone desde hace años especial celo en vigilar estas carreteras secundarias, donde se producen el 75% de accidentes y muertes pese a su bajo volumen de circulación. La época estival es especialmente importante en la vigilancia.

 

En todos los casos en los que se pudo identificar a los infractores, los conductores eran varones de entre 26 y 38 años de edad; de ellos seis eran españoles y seis extranjeros, y en otro caso más el vehículo era también de matrícula portuguesa. En este caso, era un varón de 45 años, de nacionalidad española con un vehículo de matrícula nacional, un Mercedes-Benz CLA 220 CDI.

 

Qué les pasa

Tráfico les pierde la pista una vez son detectados y se inicia el procedimiento penal contra ellos, aunque la mayoría fueron condenados, "y a buen seguro conformándose con la pena a cambio de una reducción de la misma". La multa administrativa para estos grandes excesos de velocidad son 600 euros y detracción de 6 puntos del carné. En este caso, en una carretera de 90 km/h se considera infracción muy grave circular por encima de 161 km/h y, además de la multa y los puntos, se considera delito vial.

 

Este tipo de excesos abusivos están considerados delito pental y aparejan castigos importantes. El artículo 379 del Código Penal, establece que "el que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años".