La 'tasa rosa': si eres mujer, pagas más
Cyl dots mini

La 'tasa rosa': si eres mujer, pagas más

Hojillas de afeitar para mujer (Foto: T. Navarro)

Rosa y azul no son solo colores. Tradicionalmente asociados a lo femenino y masculino también marcan, en ocasiones, el precio de los productos. 

Es hora de hacer la compra. Desde tribunasalamanca.com queremos demostraros que hay de cierto o no en la famosa tasa rosa. Una investigación, que libreta en mano y a buen seguro, va a ponerte de muy mal humor, sobre todo si eres mujer. ¿Es cierto que muchos productos y servicios cuestan más cuando son para mujeres que para hombres? la respuesta es sí. 

 

Hacemos una primera parada en un supermercado. No es fácil encontrar productos comparables, así que tiramos de las cuchillas de afeitar. Buscamos las más sencillas, que en apariencia sólo se diferencian por el color. Las de hombre, azules, cuestan 2,99 euros el paquete; en rosa se venden por 3,90 euros. Es decir, la diferencia a la hora de rascarse el bolsillo es de 0,99 euros en el mejor de los casos. 

 

Hojillas de afeitar para hombre (Fotos: T. Navarro)

 

La única diferencia entre las maquinillas que estas empresas dirigen al público femenino consiste en la utilización de las palabras Women, Lady Miss y en el uso del color rosa tanto en el propio producto como en el empaquetado. En las que ofertan a hombres, sin embargo, emplean los colores azul o gris y en dos de los casos incluyen la palabra Men en su etiquetado.

 

La diferencia se repite también en otros productos, como las cremas y los champús, aunque nos lleva un rato compararlo porque están en pasillos diferentes. Comprobamos también el estante de los desodorantes. El spray efecto de 200 mililítros cuesta 2,99 euros para él y 3,45 para ella. Y la diferencia se repite en toda la gama de roll-on. ¿Será que las mujeres sudamos más?

 

 

Por no hablar de las cremas hidratantes, para mujer en el mejor de los casos el precio supera los 13 euros, sin embargo para los hombres se pueden adquirir por un módico precio, en torno a seis euros.  Una realidad que, sumada a la brecha salarial existente y que tanta polémica ha suscitado en los últimos meses, no deja de mostrar la desigualdad de género latente en nuestra sociedad.