La subida generalizada del 2% a 23.000 funcionarios de Salamanca inyecta trece millones de euros a la economía

Los empleados del sector público, un 28% de todos los asalariados de la provincia, recuperan poder adquisitivo y eso  se notará en la economía.

El aumento de sueldo anunciado por el Gobierno, su aplicación a la Junta y el crecimiento también pactado en administraciones locales como el Ayuntamiento de Salamanca van a ser una importante inyección económica para la economía salmantina, toda vez que los empleados del sector público son una parte importante de su mercado laboral. Con más de 23.000 asalariados con nómima pública, y un tercio de los trabajadores empleados por las administraciones, lo que ganan tiene un efecto directo: se notó con los recortes, y se notará ahora con la recuperación del poder adquisitivo.

 

Según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), en España hay aproximadamente tres millones de trabajadores del sector público, repartidos entre la administración central, la autonómica y la local, lo que supone que casi uno de cada cinco asalariados está ocupado en alguna administración pública. En el caso de Salamanca, ese porcentaje se eleva hasta el 28,7%, casi un tercio de los trabajadores, y es una de las provincias más destacadas en el fenómeno: de hecho, es una de las solo doce provincias que tienen más de una cuarta parte de empleados en el sector público.

 

Según los últimos datos, en Salamanca son 23.427 los empleados del sector público, repartidos entre administración central (4.701), administración autonómica (10.786), administración local (4.794) y universidades (3.146). Los empleados de la Junta de Castilla y León han ido recuperando parte de los derechos perdidos por los ajustes en la administración en los años de crisis. El verano pasado se implantó el horario de verano y ahora han vuelto a la jornada de 35 horas, además de recuperar los recortes salariales.

 

El salario anual en la Administración General del Estado alcanza los 27.270,74 euros al año, en la Junta de Castilla y León llega a los 30.802,10 euros, para una media que ronda los 28.000 euros para todos. Eso hace una nómina anual media de 655 millones de euros, con lo que la subida generalizada del 2% inyectaría a la economía salmantina más de 13 millones de euros al año.

 

 

Pensionistas y SMI

 

A ello hay que sumar lo que supone la revalorización de las pensiones para una provincia con más de 80.000 pensionistas de todo tipo. Así quedan las pensiones con la subida. La nómina mensual de las pensiones, 75 millones de euros, tiene un papel clave en la provincia y ahora se ve incrementada. En el caso de Salamanca, son 80.861 personas las que tiene pensiones contributivas en vigor a 31 de diciembre de 2019. La pensión media es de 917 euros/mes en 14 pagas, con lo que el incremento medio ronda los 8 euros al año. 

 

Y la última pata sería la del salario mínimo. Más de 10.000 salmantinos que cobran el salario mínimo interprofesional o menos están pendientes de que el Gobierno deje de estar en funciones y cumpla su promesa de subir el SMI, que debería quedar en el orden de los mil euros brutos/mes si se cumplen los planes anunciados. Eso sí, no será antes de que haya gobierno en plenas facultades y hay que pactarlo con los agentes sociales, patronal y sindicatos.