La 'solución' al problema del carga y descarga en Salamanca: madrugar más y circular mejor

Peatones sortean dos vehículos de mercancías en la Plaza Mayor.

Transportistas y distribuidores creen que los hosteleros deben recibir antes los pedidos para adelantar la desaparición de camiones y furgonetas del centro. También se piden nuevas normas de tráfico.

El trajín del reparto en Salamanca no para. Cada mañana, decenas de furgonetas y camiones inician sus rutas de reparto y acaban llegando a la zona más conflictiva, el centro histórico, lleno de calles peatonales y viandantes. En los últimos días se ha notado algo más de precaución, pero todavía se observan muchas de las costumbres que se critican desde hace tiempo, críticas que arreciaron a raíz del atropello mortal de hace unos días en la plaza de la Reina. Aquel suceso fue el detonante para dar el primer paso hacia los necesarios cambios en la normativa.

 

El proceso ha arrancado con una primera decisión, la provisional de adelantar a las 10.30 la finalización del horario de carga y descarga, habitualmente de 7 a 11 horas. Y con una serie de reuniones que tendrán su continuación la semana que viene y aportaciones de agrupaciones y partidos políticos. Por ahora ya se conocen algunas claves del cambio de ordenanza, pero también las recomendaciones del sector del transporte y de la distribución de bebidas, fundamentales ya que el aprovisionamiento de bares y restaurantes genera buena parte del tráfico. Y pasan por algo muy concreto: madrugar más.

 

Recibir antes las mercancías

Los representantes de transportistas y distribuidores han puesto sobre la mesa esta propuesta inicial al concejal de Policía. Ambos sectores están de acuerdo en que hay que adelantar la hora de finalización de los trabajos de reparto para evitar la coincidencia con peatones en las calles del centro histórico, y para eso hace falta que los locales de hostelería abran antes.

 

La hora de inicio, las 7.00 de la mañana, no cambiaría, pero es imprescindible que los distribuidores puedan entregar mercancías antes en bares y restaurantes, muchos de los cuales abren muy cerca de la hora tope, más ahora que se va a recortar a las 10.30 horas. El margen es escaso y eso provoca muchas veces las prisas. El objetivo es dejar las calles del centro despejadas de camiones y furgonetas antes, como se hace en ciudades del entorno. Segovia, por ejemplo, cambió hace unos años su ordenanza y restringió el reparto en la zona histórica a las 10.15 horas; Valladolid, por contra, lo mantiene hasta las 11.00 horas.

 

Además, ya se ha planteado el marcaje de 'islas' para estacionar vehículos y restringir circulación; se ha hablado de la posiblidad de ampliar el horario de zonas de aparcamiento reservado próximas al centro histórico y hacer el reparto a pie a partir de determinada hora; de un futuro tope de peso, como el que tienen otras ciudades como Zamora, y que la concejalía ya baraja; o el uso de vehículos más pequeños para el reparto diario y mejor preparados en materia de seguridad (cámaras, avisadores); y directamente algunas restricciones, como la prueba en calle Bordadores para reducir el reparto a uno o dos días de la semana.

 

Normas de tráfico

Además, Podemos ha planteado una serie de medidas de circulación. En las zonas peatonales se plantea regular en un solo sentido la entrada y salida de los vehículos, para evitar el cambio de sentido con la maniobra de marcha atrás en las calles peatonales. A día de hoy es fácil observar camiones en ambas direcciones, incluso en las estrechas salidas de la Plaza Mayor hacia las calles más concurridas.

 

La velocidad máxima de circulación no debería superar con carácter general los 10 km/h y cuando los vehículos se encuentren con peatones se debería mantener una velocidad acorde con la de ellos, pudiéndose tomar como referencia los 5 km/h. Y hay que aumentar la distancia de protección de los peatones, que no se vean agobiados por los vehículos: mínimo dos metros de separación y ciertas prioridades.

Noticias relacionadas