La sociedad perdió más de 400.000 euros y la falta de mayoristas lastra sus ingresos

Nuevas instalaciones de Mercasalamanca (Foto: I. C.)

MercaSalamanca perdió más de 430.000 euros en 2014 y sus ingresos por las tarifas que pagan los mayoristas no llegan nunca a lo previsto: están entre un 30 y un 40% por debajo de lo que se presupuesta. El agujero de recaudación es de 1,3 millones.

La sociedad mercantil que gestiona las propiedades y las nuevas instalaciones de MercaSalamanca atraviesa por una situación complicada por la importante desviación que sufren sus cuentas. Unas pérdidas que arrastra casi desde su fundación y que no logra remontar con la actual gestión del Ayuntamiento de Salamanca, ni siquiera con el nuevo plan de saneamiento que incumple permanentemente desde que se firmó en 2011, y que se convierte en un problema más para este entramado propiedad del consistorio al 52%.

 

Según las últimas cuentas disponibles, las de 2014, la sociedad perdió más de 430.000 euros porque, además de no lograr vender los terrenos que son de su propiedad, su actividad como sede de los mayoristas tampoco funciona. El traslado en mayo de 2009 vino acompañado de polémica por la negativa de los mayoristas a trasladarse y, después, por la subida de precios que se les aplicaban por el uso de las naves. Esto ha generado una menor ocupación de la prevista y ha afectado de manera importante a la recaudación.

 

En 2014, MercaSalamanca recaudó por tarifas de los mayoristas un 33% menos de lo previsto, 422.000 euros menos de lo que se había presupuestado. Lejos de ser puntuales, esta es una situación sostenida en el tiempo y se ha producido en los tres últimos ejercicios cerrados, desde que se elaboró el plan de saneamiento. En 2012 fue un 40% menos de ingresos, casi medio millón por debajo de lo necesario, y en 2013 se elevó hasta el 33%, algo más de 400.000 euros menos de lo presupuestado.

 

Detrás de esta situación están las elevadas tarifas que se impusieron a los mayoristas a pesar de que el Ayuntamiento de Salamanca insiste en que conocían las condiciones de uso de las nuevas instalaciones a las que se trasladaron en mayo de 2009. El elevado coste de uso ha hecho que estén a medio uso.