La sexta ola Covid en Salamanca inicia cuenta atrás sin restricciones y con la caída de contagios y hospitalizados
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

La sexta ola Covid en Salamanca inicia cuenta atrás sin restricciones y con la caída de contagios y hospitalizados

La sexta oleada de contagios Covid ha sido una avalancha de casos en la primera sin casi restricciones, pero empieza a frenar: Sanidad estima 6-8 semanas para volver al punto de partida. Incidencia y contagios se alejan de su pico y también la ocupación de hospital, pero hay muchas dudas.

Hace sólo unos días que la sexta ola de Covid empezó a dar signos de agotamiento, también en Salamanca, y Sanidad ya empieza a hacer cálculos de lo que va a costar regresar a la situación que teníamos cuando empezó, allá por comienzos en un primer momento, y con mucha más fuerza e impulsada por Ómicron en puertas de la Navidad. Según las estimaciones, entre 6 y 8 semanas nos llevará regresar a la situación de partida, pero esa nueva desescalada presenta numerosas incógnitas. El comportamiento del Covid nos ha enseñado a no fiarnos, porque es variable y suele costar mucho más bajar que subir.

 

En este caso, el gran problema es la acumulación de positivos. Desde que a principios de diciembre empezaron a subir los casos, primero muy despacio y luego a toda velocidad, más de 16.000 personas en la provincia han dado positivo. Es, con diferencia, la ola con más casos de todas las que se han producido, con la duda sólo de la primera, de la que no contamos con datos fiables. No obstante, en esta sexta los cambios en rastreo y gestión de contactos también alejan los datos oficiales de la realidad: hasta el 50% de la población lo habrá contraído.

 

Ahora esa avalancha ha empezado a detenerse. En los últimos días el número de positivos ha empezado a bajar, alejándose de su pico. El 5 de enero alcanzó los 1.561 en un día y todavía el 12 de enero llegó a 1.558: entre medias, el mayor número de contagios confirmados. Ahora la cifra diaria está mucho más abajo: los 669 de este jueves son la mitad que una semana atrás. Podría ser el comienzo de una tendencia a la baja.

 

Al mismo ritmo ha bajado también la incidencia. Ahora lleva dos días seguidos bajando el dato a 14 días, el de referencia, pero desde que el 11 de enero alcanzó su pico de 4.333 casos por 100.000 habitantes ha empezado a titubear, hasta lo que parece el inicio de su caída. Lo mejor, además, es que ya no sube a la velocidad.

 

Y también mejora la situación en el Hospital, aunque mucho ojo con esto. El 18 de enero se alcanzó el pico de ingresados, con 107 en planta y 13 en UCI. La cifra ha bajado a 86 a fecha de jueves, con 12-13 persistentes en UCI, que como siempre será el área que más costará liberar. Son menos, se baja del listón del centenar, pero vaciar las anteriores olas costó entre 4 y ocho semanas.

 

Las incógnitas

La evolución de esta nueva desescalada plantea algunas dudas. En primer lugar, el efecto que puedan tener los contagios en el ámbito escolar. Se han cambiado las normas y ahora no se cuarentena una clase hasta que no hay 5 o más positivos en una semana. Habrá que ver cómo se comporta la estadística con estas nuevas variables, pero la transmisión del ámbito escolar y su paso al familiar puede postergar el descenso de la sexta ola.

 

También habrá que ver qué pasa si se levanta la obligatoriedad de mascarillas en el exterior. Hoy por hoy, el Gobierno no se plantea hacerlo ya como sí van a hacer Reino Unido o Francia. El Ejecutivo las volvió a implantar hace menos de un mes, el 23 de diciembre, y todavía tiene que completar el trámite y negociar con las comunidades si se prorroga su uso o no.

 

La de las mascarillas es casi la única restricción real con la que ha pasado esta sexta ola. De hecho, es la primera en la que no ha habido grandes medidas en Salamanca, ni de control de aforos, horarios o actividades. Quitando la mascarilla en exterior e interior y la ventilación, no ha habido nada que limitara la expansión del virus, tampoco ha habido más control, que se ha sustituido por los autotest.