Cyl dots mini

La semana clave para las futuras restricciones arranca con Salamanca en los peores datos posibles

La incidencia acumulada sigue creciendo en la capital y buena parte de la provincia, con más de 200 enfermos en el Hospital y la mitad de las camas de UCI con enfermos Covid.

Salamanca arranca este lunes 2 de noviembre una semana clave para las futuras medidas de freno a la pandemia, restricciones a las que parece abocada desde una posición, la de la ciudad con los peores datos de Castilla y León y una de las provincias más afectadas. Es el resultado de un mes dramático de octubre que ha llenado el Hospital y que ha disparado la incidencia hasta niveles alarmantes. Tanto, que no queda más remetido que tomar decisiones drásticas: será este martes-miércoles y todo a punta al cierre de la hostelería y un confinamiento domiciliario o municipal, y Salamanca es candidata a las medidas más rígidas.

 

Terminado octubre, el mapa Covid de Salamanca capital ha perdido el color 'rojo', pero está más en alarma que nunca. Una zona universitaria ronda los 2.500 casos por 100.000, diez veces más el umbral de alerta del nuevo 'semáforo' Covid, que empieza a aplicarse esta semana. Le acompañan varias zonas más ampliamente por encima de los mil casos/100.000 y toda la capital está por encima del límite de los 250, igual que buena parte de la provincia: el ránking de incidencia muestra cifras preocupantes en Peñaranda, Guijuelo, el alfoz...

 

En esta situación, la aplicación de los nuevos estándares para frenar los contagios apunta al nivel más alto de restricciones para Salamanca capital. La ya imperante reducción de aforos se reforzaría en interiores y podría llegar al cierre de bares y restaurantes. En cuanto al confinamiento, la Junta no descarta nada, salvo el cierre por provincias, y podría dar paso a un confinamiento 'suave', no tan estricto como en marzo, a nivel municipal en los casos más graves o domiciliario llegado el caso. Por ahora, y no es poco, ya existe la recomendación de no salir mucho de casa.

 

A estepunto se ha llegado tras un mes de octubre pésimo, que ha dejado atrás un septiembre que ya fue preocupante. En los últimos días del mes pasado se han superado los 500 muertos en el global de la pandemia solo en instalaciones hospitalarias. Según el INE, el incremento de mortalidad acumulado es de más de 4.438 salmantinos en lo que llevamos de 2020, un 38% más de lo habitual. Además, Salamanca suma más de 6.000 nuevos enfermos y más de 2.000 casos activos en total. La capital es inacapaz de rebajar la incidencia y suma todos los días dos terceras partes de los casos nuevos de la provincia. Datos más que suficientes para ser candidata a las medidas más duras.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: