La segunda 'marcha atrás' de Mañueco con la pesquera de Tejares

La pesquera de Tejares con las catedrales al fondo. Foto: F. Oliva

Esta es la segunda vez desde que es alcalde que Fernández Mañueco anuncia que la pesquera no se tira: ya lo hizo en 2012 y, desde entonces, ha mantenido una postura inquietante. Todavía hoy, pide que se retire la denuncia contra el parque de maquinaria.

La pesquera de Tejares parece tener su futuro asegurado tras el anuncio hecho por el Ayuntamiento de Salamanca este viernes. Finalmente, y tras nada menos que cuatro años de no pocas disquisiciones, el equipo de Gobierno del PP ha decidido olvidarse del derribo; la decisión parece definitiva, pero habida cuenta de los vaivenes que ha sufrido esta cuestión todavía puede dar alguna vuelta más.

 

Porque hay que recordar que esta es la segunda vez desde que es alcalde que Fernández Mañueco anuncia que la pesquera no se tira. Ya lo hizo en marzo de 2012. Entonces, la CHD y el Ayuntamiento llegaron a un acuerdo: el organismo fluvial permitía la construcción del parque de maquinaria en la zona de Huerta Otea a cambio de que el Consistorio desista del derribo de la pesquera de Tejares, una propuesta que el equipo de Gobierno aceptó. Según dijo entonces Fernández Mañueco, esta decisión se debía  a que los anteriores responsables de la Confederación daban como "mejor fórmula" el derribo para poder dar el visto bueno al parque de maquinaria y que, con el nuevo acuerdo, no iba a ser necesario.

 

Ese acuerdo venía empujado por la sentencia judicial en contra del derribo tras una denuncia de ecologistas y vecinos. Pero es que, además, la acción judicial también anuló el plan de protección del Río Tormes redactado en 2011 y que contemplaba el derribo. Así que no quedaba otra cosa que hacer, pero a pesar de ello el futuro de la pesquera ha dado muchas vueltas.

 

Lo ha hecho, fundamentalmente, a raíz de su último derrumbe en septiembre de 2015. La retirada del agua tras abrirse un boquete en la estructura dejó al descubierto un lecho lleno de lodo y suciedad, y ahí empezaron las dudas, especialmente a raíz de las quejas del PSOE. En octubre, el alcalde llegó a asegurar que la pesquera podría tener los días contados, aunque luego salió a desmentir que tuviera tomada ninguna decisión.

 

En diciembre, y tras mucha insistencia de la oposición, el PP presentaba en un pleno y por sorpresa un informe de la CHD que abogaba por el derribo, y el equipo de gobierno decidía no posicionarse entonces dejando en el aire la decisión: respondía a la oposición dando por bueno el criterio de la CHD. Además, el alcalde esperó hasta finales de febrero para confirmar que habría pesquera "pero hay que determinar cuál es la que hay que conservar", tras aparecer una segunda estructura aguas arriba. Y finalmente este viernes se ha confirmado que definitivamente será reconstruída y conservada como pedían vecinos y colectivos en su defensa. La segunda vez que se anuncia el compromiso, cuatro años después de la primera.

 

El alcalde ha mantenido, por tanto, una postura ambigua sobre este tema. Al principio, en su primera legislatura, hizo bandera de la marcha atrás en esta cuestión, como con otras tantas que había Julián Lanzarote. Buena parte de su primera legislatura se dedicó a enmendar la plana a su antecesor y dar la vuelta a muchas de sus decisiones, algunas de más calado y otras puramente testimoniales.

Noticias relacionadas