La sede de IU y el Partido Comunista en Salamanca aparece llena de pintadas y esvásticas

Pintadas que han aparecido frente a la sede de Izquierda Unida

IU y PCE denuncian pintadas con simbología nazi en su sede de Salamanca y las calles aledañas, y la impunidad con la que se producen repetidamente estos ataques.

Izquierda Unida Salamanca ha denunciado ante la Policía Nacional que su sede, que comparte con el Partido Comunista, ha sido atacada en su fachada con pintadas de simbología nazi, así como en zonas colindantes. A través de un comunicado, el coordinador provincial de IU, Miguel Rodero, ha lamentado también "la impunidad con la que ciertos elementos campan a sus anchas por la ciudad, alardeando de sus muestras de ignorancia y poco respeto a la democracia".

 

Según la dirección del PCE-Salamanca, los autores de estos hechos "centran esas cobardes acciones en la zona de Barrio Vidal y gran parte del Barrio del Oeste", al considerar la zona como "acogedora para ellos y su ideología, en gran medida por la presencia de la sede del Centro Social y Nacional en la zona".

 

Izquierda Unida ha añadido que "darle capacidad, a quienes no respetan la democracia, ni los Derechos Humanos, de plasmar en cuantas fachadas estimen oportuno sus mensajes de odio, es un acto que no debe verse con normalidad, ya que vulnera el principio fundamental de la libertad de las personas y atenta directamente contra su dignidad".

 

Por su parte, PCE-Salamanca ha incidido en que "no es este el primer acto de dichas características que se da en los últimos tiempos contra colectivos que cuestionan un determinado orden, político y económico" y que ya recibieron "ataques similares" las sedes del CSA Villafría, de otros partidos políticos de izquierdas, o del sindicato CNT.

 

Para el Coordinador Local de IU Salamanca, Francisco Javier Herrero Polo, "es sintomático y muy preocupante que estos colectivos se sientan impunes" y ha pedido a las autoridades que "se tomen las medidas oportunas para evitar que una minoría trate de imponer, causando molestias y daños a los vecinos, un discurso que solo busca engendrar violencia en la sociedad salmantina".