La salmantina Ángela Hernández, tercer Premio del concurso de Novela Corta 2017 de la editorial mexicana Porrúa

Ángela Hernández

La exdirectora de la Casa Zorrilla se lleva el bronce por 'Se abre y se cierra una puerta', donde aborda los malos tratos en el entorno familiar.

 

La escritora salmantina Ángela Hernández Benito ha logrado el Tercer Premio del concurso de Novela Corta 2017 que organiza el sello mexicano Rosa Ma. Porrúa Ediciones con 'Se abre y se cierra una puerta', donde aborda los malos tratos en el entorno familiar.

 

Se trata de una novela escrita "hace tiempo" que decidió presentar a este concurso --al que sólo pueden concurrir autores del país azteca y españoles-- "el día antes de que concluyera el plazo" y "sin ninguna pretensión de triunfo".

 

Como consecuencia de este reconocimiento, Rosa Ma. Porrúa Ediciones editará próximamente la novela, que se unirá a otros títulos publicados por la que fuera directora de la Casa Museo de José Zorrilla en Valladolid durante 29 años, antes de jubilarse en enero de 2016.

 

'Se abre y se cierra una puerta' se desarrolla en un barrio de clase media de Valladolid, en el seno de un ambiente hostil en el que el hogar añade desencantos y continuadas decepciones a una adolescente, tiene lugar un asesinato.

 

Esta novela corta, un "mosaico de sentimientos" cuya narración saca a la luz "las ruindades, los engaños y las tinieblas familiares", desarrolla un viaje que va "desde la sombra a la luz en tres capítulos": 'Viaje hacia la sombra', 'La sombra' y 'Viaje hacia la luz'.

 

El tatuaje de una serpiente en la muñeca derecha de un policía no ha podido ser desactivado de la mente de una niña de ocho años, que permanece ligado a la violación de su madre. Sin embargo, la inmolación de la pureza de esta niña, que ya es adolescente, en aras de una determinación valiente y decidida, hace que su existencia y la de su entorno dé un vuelco a sus vidas.

 

En realidad, la obra muestra cómo una oscura puerta se cierra mientras otra, llena de luz, se abre en medio de un ambiente "triste y desangelado". "La extraña paradoja de una muerte que cierra esa puerta llena de incertidumbres, de mentiras y desamparo, en tanto que una vida plena de optimismo y decidida audacia se abre a la esperanza", ha subrayado la autora.

 

Natural de Bogajo (Salamanca), pero afincada en Valladolid, Ángela Hernández trabajó en la docencia durante algún tiempo y dirigió el colegio Padre Damián entre 1980 a 1988, hasta desembocar después en la Casa-Museo de Zorrilla de Valladolid, de la que fue directora hasta su jubilación en 2016.

 

En su haber figuran unos 40 premios literarios y ha publicado varias novelas, relatos, teatro y poesía. Ha hecho adaptaciones para teatro y ópera, es especialista en Zorrilla y el siglo XIX, y coordina la Semana de Estudios Románticos de la Casa de Zorrilla.