La Salamanca vaciada que no sobrevivirá: 46.000 salmantinos viven en pueblos en riesgo de desaparición
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

La Salamanca vaciada que no sobrevivirá: 46.000 salmantinos viven en pueblos en riesgo de desaparición

Un cultivo en Salamanca. Foto: Ical

Uno de cada siete salmantinos vive en municipios que pierden población, no crecen y tienen un saldo vegetativo negativo desde hace años por falta de nacimientos.

Un informe del Banco de España ha trazado el perfil de los municipios de la Salamanca vaciada que estarían en riesgo de desaparición por falta de nacimientos, reducido crecimiento y escasa población. Son decenas y en ellos viven 46.000 salmantinos que son vecinos de localidades que no sobrevivirá o que, al menos, tienen muy complicada su subsistencia como entidades.

 

Es la primera vez que el banco regulador dedica un capítulo de su informe anula al fenómeno de la despoblación y la demografía de la 'España vacinada'. En su texto, el Banco de España considera que los municipios en riesgo de despoblación son aquellos que presentan un crecimiento y un saldo vegetativo negativos desde comienzos de siglo, y que además tienen una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Esa realidad afecta a un 42% de los ayuntamientos del país.

 

En el caso de Salamanca, el 14% de los algo más de 329.000 habitantes de la provincia viven en municipios en riesgo de desaparición. Eso son unos 46.000 salmantinos. La provincia está entre las que no dejan de perder población y tienen un saldo vegetativo negativo por la falta de nacimientos (ya menos de mil al año) y el aumento de defunciones, y también entre las menos densamente pobladas a pesar de la gran cantidad de municipios. 

 

Además, la provincia es una de las integrantes del núcleo duro de la 'España vaciada', el que forman las provincias que no sólo tienen un problema con la población, sino que pierden fuerza económica. En concreto, 52.000 habitantes menos desde 1971 y un 27% menos de recursos económicos. Este es el mapa del crecimiento y la despoblación.

 

El resultado es el mapa inferior del Banco de España: en azul, los municipios en riesgo de desaparición. Como se ve, buena parte del Oeste de la provincia lo está.

 

 

Según el informe del regulador, existen 3.403 municipios en riesgo de despoblación, que representan el 42 % de los municipios de España, en los que reside el 2,3 % de la población; aproximadamente, un millón de habitantes. Se definen como municipios en riesgo de despoblación aquellos con crecimiento de la población negativo entre 2001 y 2018, saldo vegetativo negativo desde 2001 y densidad inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Estos porcentajes son superiores a los del resto de la eurozona, con un porcentaje de municipios en riesgo de despoblación del 10% en su conjunto. Sólo Finlandia, Estonia y Letonia tiene una situación peor que la de España.

 

Por qué y cómo evitarlo

Entre los motivos fundamentales de este riesgo de desaparición, algunos conocidos, pero también hay soluciones para revertirlo. La migración a ciudades más grandes como la capital, que concentra buena parte de la población de la provincia de Salamanca, vacía desde hace años los pueblos en una tendencia inexorable, pero en nuestro caso la capital no es suficientemente grande: las provincias con capitales muy pobladas sufren menos este problema. La progresiva marcha de talento y jóvenes a las grandes ciudades desde las más pequeñas como Salamanca en busca de oportunidades laborales también perjudica a su entorno rural.

 

Entre las soluciones, algunas novedosas y otras ya planteadas. Fomentar el emprendimiento en el territorio, adaptar la oferta docente a la laboral, impulsar sectores como los servicios a mayores... Aprovechar el impulso a la digitalización es fundamental para ello: es obligatorio reducir la brecha digital para que haya oportunidades. Y también medidas administrativas como agrupar municipios para prestar los servicios, algo que se plantea desde hace tiempo pero que no termina de encajar.