La 'Revuelta de Mujeres en la Iglesia' de Salamanca, a la conquista de la igualdad de género: "En la sociedad civil y eclesiástica el poder tiene sede masculina"
Cyl dots mini

La 'Revuelta de Mujeres en la Iglesia' de Salamanca, a la conquista de la igualdad de género: "En la sociedad civil y eclesiástica el poder tiene sede masculina"

Mamen Rivas, portavoz de 'Revuelta de mujeres en la Iglesia', asegura que la conquista de la igualdad sigue "haciéndose cuesta arriba". Lamenta que "ser aceptadas nos cuesta mucho, nos ponen trabas". 

Mamen Rivas, educadora y Licenciada en Derecho

El movimiento 'Revuelta de Mujeres en la Iglesia' Salamanca llega pisando fuerte. Su primera aparición tuvo lugar el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y ahora han organizado un Via Lucis que tendrá lugar el próximo 16 de mayo en el Claustro del Convento de San Esteban.

 

Lo cuenta Mamen Rivas, una de sus portavoces, quien además reconoce que son muchas y muchos los que "apoyan" la lucha por la igualdad de género tanto en la sociedad civil como en la Iglesia. "Las mujeres cristianas y feministas descubrimos en Jesús de Nazaret un varón más allá del patriarcado. Él no suple a ninguna de las mujeres con las que se encuentra en el Evangelio ni en su trato muestra superioridad o prepotencia. Jesús salva y restaura dignidades heridas, pero no lo hace imponiendo, sino contando con ellas. Respetando sus síes y sus noes".

 

-¿Cómo surge el 'Revuelta de Mujeres en la Iglesia'? 

-"El movimiento se aglutina con mujeres de Iglesia que coincidimos en el ideario de este movimiento que nació en Madrid, sobre todo teólogas y con una profunda convicción social, con mucha implicación social. Prueba de ello es que casi todo el grupo que está constituido somos laicas o trabajadoras en ámbitos sociales y con un perfil de género, feminista". 

 

-¿Cuándo se constituyeron? 

-"El 8 de marzo surgió el movimiento. Sufríamos una doble exclusión... tanto en el ámbito social como el eclesiástico... como si fueran esferas totalmente distintas y no es así. La misma 'urticaria' que produce el feminismo en el ámbito social lo produce en el eclesiástico porque el feminismo es un movimiento progresista, por lo tanto, tenemos los mismos objetivos en nuestra vida laboral, familiar y en nuestra vida de creyentes".

 

-¿Qué dimensión tiene este movimiento? ¿Cuántas mujeres lo forman en Salamanca?

-"Mucha. Sobre todo en Madrid que van más avanzadas y en Zaragoza. Afines a nosotras hay bastantes personas, tanto mujeres como hombres. Cómo número somos en torno a 15, pero nos apoyan muchos más. Cuando nos constituimos nos cogió la pandemia, pero esperamos seguir creciendo". 

 

-¿Cuál es el objetivo final que persiguen? 

-"El feminismo nació en la Ilustración, una época tan brillante en la que nacieron los grandes pensamientos... y 'parió' una cosa muy bonita que es el feminismo. Hoy por hoy seguimos igual, un tiempo de mujeres y hombres brillantes... pero la conquista de la igualdad sigue haciéndose cuesta arriba. Este mundo de la utopía, del reparto de poderes nos cuesta. El feminismo es una lucha por la igualdad de género y nos cuesta en todos los ámbitos, lo mismo ocurre en la Iglesia". 

 

-¿Qué le haría falta a la Iglesia para poder llevar a cabo estos cambios? 

-"Lo mismo que la sociedad civil. Reconocimiento, apertura de las puertas hacia un colectivo que forma parte de su grupo que somos las mujeres. Se ha comprobado con esta crisis que la representación femenina en las instituciones políticas ha bajado un 5%, es decir, hay un 5% de diputadas, senadoras, defensoras del pueblo y justicia menos. En la Iglesia pasa lo mismo, hace falta apertura, una actitud de trascendencia". 

 

-¿Se nota mucho más en la Iglesia esa falta de igualdad? 

-"No, no especialmente. En la Justicia está pasando lo mismo. El número de alumnado en Derecho no se corresponde con el número de juezas y fiscales. Hay un atraso y además consentido,. El movimiento feminista se trata de reparto de poderes, es una cuestión de poder. En la sociedad civil y en la sociedad eclesiástica el poder tiene sede masculina. Alrededor del poder siempre hay opresión". 

 

-No hay mujeres sacerdotes...

-"En nuestra religión no. Hay muchas personas que predican la palabra... pero me llama la atención que tampoco hay presidentas de Gobierno. Somos víctimas del enfrentamiento de la sociedad civil y la religiosa. Soy creyente, me gusta vivir la espiritualidad y no tenemos porqué irnos. Ser aceptadas nos cuesta mucho, nos ponen trabas porque reclamamos un poder que no se nos da cuando tenemos todas las cualidades para llevar una parroquia, predicar... Jesús llevaba muchas mujeres con él".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: