La retirada de las terrazas cumple su misión y la Plaza Mayor alcanza las 22.000 personas con seguridad

Concierto de Antonio Orozco en la Plaza Mayor, Ferias y Fiestas de Salamanca (Fotos: De la Peña)

Balance positivo de la medida tomada este año con el aval de Policía Local y Bomberos. Sólo hubo problemas en el concierto de Antonio Orozco y las tres grandes fechas han disfrutado de la capacidad máxima con menos riesgos y ofreciendo una gran imagen.

La retirada de las terrazas de la Plaza Mayor de Salamanca para los conciertos de las Ferias y Fiestas ha resultado un éxito tanto en el sentido estético, como en el de aforo y la seguridad. Tanto, que el equipo de Gobierno ha tenido que reconocer que se tenía que haber hecho antes y que eliminar sillas y mesas es lo ideal para los conciertos de la plaza. Un reconocimiento que ha llegado tras haberse resistido, al menos, durante un año a pesar que la retirada de terrazas ya contaba con avales técnicos.

 

Cuando en 2016 el PSOE solicitó que para los conciertos de más aforo se retiraran las terrazas de la Plaza Mayor, los hosteleros pusieron el grito en el cielo y el equipo de Gobierno hizo caso omiso a pesar de que, ya con España en nivel '4' de alerta terrorista y por motivos de aforo, sillas y mesas no eran sino un obstáculo que ponía en riesgo potencial a los miles de asistentes a un concierto. Ahora se ha tenido que dar la razón al grupo municipal socialista con una medida, retirar las terrazas, aplicada a los conciertos de los días 7, 8 y 9 de septiembre, para los que se esperaba una mayor afluencia. La decisión se tomó el día 4 de septiembre y se refrendó al día siguiente en la junta local de seguridad. La asistencia se ha movido entre los 21.000 y 22.000 espectadores.

 

El grupo socialista en el Ayuntamiento dio la alerta el año pasado a raíz del concierto de Alaska. El PSOE planteó la necesidad de tomar medidas para garantizar la seguridad en la Plaza Mayor cuando se prevea un aforo muy grande. De hecho, aquel día había controles de acceso con Policía Local en los arcos para no superar el límite de personas dentro de la Plaza Mayor. Durante aquel concierto mucha gente se quedó fuera del recinto de la Plaza Mayor y tuvo que conformarse con escucharlo desde las escaleras y arcos de acceso, pero fuera. Retirar las terrazas durante el tiempo que dura la actuación hubiera permitido contar con más espacio para el público y hubiera evitado incomodidades, algo necesario también por motivos de seguridad.

 

Esta situación se ha repetido de nuevo este año con el concierto de Orozco el día 9 de septiembre, aunque ha sido el único que ha registrado problemas. La plaza alcanzó su aforo máximo y la Policía Local impidió el acceso a numerosas personas por motivos de seguridad. De hecho, aunque salían grupos de personas, no se permitió el acceso de gente para evitar posibles avalanchas. Con la retirada de terrazas la plaza tenía su máximo aforo, suficiente para acoger conciertos el resto de días señalados sin problemas.

 

Además, la Plaza Mayor ha ofrecido durante los conciertos una imagen impresionante sin las apreturas que causan sillas y mesas. Verla llena desde los soportales ha sido una de las grandes noticias de la programación musical de Ferias y Fiestas como admiten desde el equipo de Gobierno a la oposición. Otra cosa es la idoneidad de convertirla en auditorio y las implicaciones patrimoniales que tiene.

Noticias relacionadas