La residencia San Juan de Sahagún se encomienda a Chicote: 80 camas vacías, goteras, grietas y calefacción estropeada
Cyl dots mini

La residencia San Juan de Sahagún se encomienda a Chicote: 80 camas vacías, goteras, grietas y calefacción estropeada

Humedades en el interior de la residencia de San Juan de Sahagún
Ver album

Denuncian la situación en la que se encuentra esta residencia pública salmantina donde se ha perdido al 16% de la plantilla y se han cerrado tres plantas. 

Basta con echar un vistazo a las inmediaciones de la residencia de mayores salmantina de San Juan de Sahagún para darse cuenta de que las cosas no van demasiado bien. Dicho centro se levanta sobre grandes bloques de hormigón, la cosa dese fuera se ve muy gris, y no solo por esto, si no, por las continuas denuncias que se vienen llevando a cabo desde hace años. "Se le concedió una placa por edificio singular, entonces no estaba tan abandonado".

 

Según denuncian desde el Comité de Empresa de Sanidad y Familia de la Junta de Castilla y León, la situación de la residencia responde a "una desidia tremenda por parte de la administración pública de Castilla y León, concretamente de sus responsables, dado el estado en el que se encuentra la misma".

 

Grietas en las que cabe una mano (una de las trabajadoras se rompió un brazo), goteras y más goteras, filtraciones de agua en despachos que se solventan con toallas de baño, lavandería sin calefacción para que los empleados puedan desempeñar sus funciones con normalidad y duchas donde no caben los usuarios son algunas de las cosas a las que hay que hacer frente acada día. "En la lavandería la Junta ha puesto varios calefactores con el riesgo de incendio que esto conlleva y con la luz que gasta. Los trabajadores trabajan a 12 grados cuando la Ley dice que el mínimo tolerable son 17 mínimo", lamentan.

 

Aseguran además, "que las humedades llevan años, al igual que la mayor parte de las grietas, por dentro y por fuera del edificio, el asfalto tiene zonas verdes que han crecido encima. Las baldosas levantadas están en zonas donde los residentes sales a pasear en el buen tiempo con el grave riesgo de caerse". 

 

Grieta entre el edificio y el suelo, que a su vez está impracticable 

 

Pero la cosa no acaba aquí, y a esto cabe recordar que este centro de mayores en Salamanca tiene cerradas tres plantas, 80 camas vacías, "de 140 camas existentes solo se utilizan unas 60, la Junta reconoce que no puede haber más usuarios porque no se reúnen las condicones mínimas para tenerlos allí". Por no hablar del recorte en plantilla, que en los últimos años ha disminuido en un 16%, "a pesar de ello, los trabajadores responden de la mejor de las maneras, hay una gran limpieza y cuidado a las personas que allí se encuentran". 

 

Cabe recordar que el pasado 30 de enero el Partido Socialista y el  Comité de Empresa de Sanidad y Familia de la Junta de Castilla y León pusieron la primera e imaginaria piedra de la residencia de Puente Ladrillo que debería estar construida hace cuatro años para solventar todo esta problemática. Al menos, así lo prometió hace ya once años, Alfonso Fernández Mañueco, candidato a la presidencia de la Junta.

 

Noticias relacionadas