La residencia de Puente Ladrillo estará lista en verano de 2022, diez meses antes de lo previsto
Cyl dots mini

La residencia de Puente Ladrillo estará lista en verano de 2022, diez meses antes de lo previsto

Visita del alcalde de Salamanca y la consejera de Familia a la residencia Puente Ladrillo (Fotos: ICAL)
Ver album

El centro contará con un total de 170 plazas -41 dobles y 88 individuales- para personas dependientes y otras 16 de estancias diurnas.

Las obras de la nueva Residencia de Mayores Puente Ladrillo en la ciudad de Salamanca finalizarán en el verano de 2022, lo que implica acelerar los plazos y reducir desde los 40 meses previstos inicialmente a los 30 estimados ahora.

 

Así lo ha anunciado, junto al alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, durante su visita a las futuras instalaciones, que conforman "un proyecto ambicioso" y que ha continuado "a pesar de las circunstancias" de pandemia con el propósito de que los usuarios la tengan a su disposición "a la mayor brevedad posible".

 

La consejera ha indicado que este centro constituye "un emblema de modernidad y un ejemplo de la transformación de los Servicios Sociales" como infraestructura diseñada para consolidar la atención a la 'Dependencia 5.0'.

 

Este renovado modelo de cuidados de larga duración se consagrará en una futura Ley de Atención Residencial, que regulará un avanzado sistema de certificación sobre la calidad de los centros, ha indicado sobre una norma propuesta en cuya redacción está trabajando la Junta con la previsión de someterlo a la participación ciudadana en Gobierno Abierto a principios de abril, y que incluirá una categorización de estas infraestructuras a partir de un conjunto de parámetros objetivos que se medirán "de forma continua".

 

Según ha explicado, la Residencia de Mayores Puente Ladrillo es la primera de titularidad de la Gerencia de Servicios Sociales de Castilla y León que se construye "plenamente adaptada" al modelo de atención residencial que inspirará la ley.

 

La Junta invertirá 15,2 millones de euros en las obras de la infraestructura salmantina - y otros 2,5 millones en el equipamiento- financiados con presupuesto autónomo. Se trata de una de las tres residencias de nueva construcción que prevé ejecutar el Gobierno autonómico en esta legislatura. Las otros dos se ubicarán en Ávila y en Zamora, y se sufragarán con una parte de los 150,74 millones de euros asignados a la Comunidad por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Comisión Europea para el periodo 2021-2023. 

 

Características de la residencia

 

El proyecto de la Residencia Puente Ladrillo de Salamanca se levanta sobre una parcela de 13.800 metros cuadrados cedida por el Ayuntamiento de la ciudad. El edificio se estructura en un sótano (para instalaciones), una planta baja (que albergará el centro de día, cocina, lavandería, administración y dependencias comunes) y tres plantas que acogerán cuatro unidades de convivencia cada una.

 

De acuerdo con la redacción del proyecto, iniciado en enero de 2020, el centro contará con un total de 170 plazas -41 dobles y 88 individuales- para personas dependientes y otras 16 de estancias diurnas, además de plazas de convalecencia sociosanitaria -donde se prestan cuidados integrales para facilitar la recuperación de la salud-.

 

La distribución de las plazas se hará en unidades de convivencia, en espacios similares a "pequeños hogares" ubicados en el interior de las instalaciones. Su diseño, inspirado en el proyecto 'En mi casa', pretende favorecer que los usuarios continúen manteniendo su intimidad y el control de su vida como si se encontraran viviendo en su propio domicilio, ha explicado la consejera.

 

A esta residencia se incorporarán los trabajadores que actualmente prestan servicios en San Juan de Sahagún, aunque la puesta en marcha de las instalaciones conllevará un incremento de personal, al menos, de 50 empleados, ha adelantado Isabel Blanco.

 

Distribución

 

En la planta baja se sitúa un vestíbulo, que sirve como espacio de comunicación entre espacios comunes (salas de estar, cafetería, salas de visitas, fisioterapia, terapia ocupacional, comedor y peluquería) y otros para servicios (cocina, lavandería y almacenes).

 

Desde este hall, se accede al centro de día, diseñado conforme al nuevo modelo de atención a personas dependientes. Dispondrá de una sala de estar-comedor, dos baños accesibles y compartirá la sala de fisioterapia y la sala de terapia ocupacional de la planta baja de la residencia.

 

En las plantas primera, segunda y tercera, se ubican los espacios comunes de las doce unidades de convivencia -cuatro por planta- y las habitaciones de los residentes.

 

Plazas

 

La planta primera dispone de 54 plazas para personas dependientes: dos unidades de convivencia con 13 residentes cada una, (ubicados en tres habitaciones dobles y siete individuales); una unidad de 16 residentes (en cuatro habitaciones dobles y ocho individuales) y una unidad de doce residentes (en tres habitaciones dobles y seis individuales).

 

Las plantas segunda y tercera cuentan con 58 plazas para dependientes cada una, organizadas en dos unidades de convivencia, con 13 residentes cada una, (ubicados en tres habitaciones dobles y siete individuales) y dos de 16 residentes (en cuatro habitaciones dobles y ocho individuales).

 

El centro se comunica con el exterior a través de tres patios abiertos en la zona de las habitaciones. La cubierta de la planta baja será ajardinada, con acceso desde los espacios comunes de la planta primera y con plantas tapizantes que constituyen un tapiz vegetal, continuación de las zonas ajardinadas exteriores.

 

El recinto dispondrá, además, de un espacio destinado a aparcamiento, separado del edificio por puertas automáticas y control de acceso, como el resto de puertas de acceso a la parcela, para evitar así "cualquier posibilidad de libre circulación de los mayores sin el necesario control".

Comentarios

Isabel Delibes 25/03/2021 11:06 #2
Este proyecto ya estaba aprobado antes de la pandemia, por lo tanto estaba prevista su financiación. No se deberían desviar fondos específicos para la recuperación de la pandemia para proyectos que ya estaban en marcha. El Gobierno Regional tendría que usar los fondos para lo que realmente son y para los sectores más afectados.
Depende 25/03/2021 10:09 #1
Ahora viene la segunda parte: criterios de selección de las plazas, precios de la estancia, selección del personal a contratar y, lo más importante , a quien le van a adjudicar la explotación de la misma: servicios de limpieza, catering, mantenimiento ,etc. Al loro que habrá amiguismo como de costumbre. Soy muy mal pensado; quisiera equivocarme.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: