La reforma en 'negro' de la sede del PP, en detalle: coste planta por planta y descuento por pagar en 'b'
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

La reforma en 'negro' de la sede del PP, en detalle: coste planta por planta y descuento por pagar en 'b'

Sede del PP.

La Audiencia Nacional desgrana el millón de euros que salió de la 'caja b' del PP para pagar la obra de Génova. Detecta un patrón por el cual la empresa hacía una cuenta real y otra ficticia y Bárcenas pagaba la diferencia en 'b'.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha concluido, en su sentencia por el llamado juicio de la 'caja b', que se ha conocido este jueves, que las obras de reforma del cuartel general del PP en Génova se pagaron en parte con dinero de esta contabilidad extraoficial. Fue más de un millón de euros que compensó la diferencia entre los cálculos oficiales y el coste efectivo de los trabajos, y que el tribunal ha conseguido acotar planta a planta.

 

El fallo establece que mientras Luis Bárcenas ejerció de gerente (1990-2008) y tesorero (2008-2009) del PP "gestionó los fondos en metálico aportados a la formación política como donaciones privadas a través de una contabilidad paralela --contabilidad 'b'- de cuyo ingreso y gasto no se dejó constancia en la contabilidad oficial, ni por tanto fueron fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas".

 

"El dinero, siempre en efectivo y ajeno a todo control del departamento de contabilidad y del cajero del partido, se guardaba en una caja fuerte ubicada en el despacho de Bárcenas", detalla la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, que firma esta resolución de 454 páginas.

 

Los magistrados señalan que "tan sólo indirectamente" parte de esos ingresos accedieron a la contabilidad oficial del PP a través de las cuentas de donativos anónimos y nominativos, si bien se hacía mediante "ingresos en efectivo fraccionados a fin de no superar los límites establecidos en la Ley de Financiación de los Partidos Políticos vigente en cada momento", de 60.000 euros hasta 2007 y de 100.000 euros desde entonces.

 

En concreto, han identificado quince operaciones de este tipo entre 2002 y 2007 por un total de 1.269.575 euros que se fueron transfiriendo de la 'caja b' a las cuentas de donativos, aunque en nueve de esos movimientos se superaron los 60.000 euros.

 

Descuentos por pagar en 'B'

La Sala centra su atención solamente en la parte de estos fondos ocultos que sirvió para costear las obras de reforma de la sede 'popular' ubicada en el número 13 de la madrileña calle de Génova, que comenzaron en 2005 y concluyeron en 2010, siendo Bárcenas el encargado de gestionar los pagos y cobros con Unifica, el estudio de arquitectura que acometió la remodelación.

 

La Audiencia Nacional entiende que "ha quedado acreditado que las obras de reforma de la sede del PP se abonaron parcialmente con pagos en 'b' por importes de 184.000 euros (en 2006) y 195.000, 258.000, 235.000 y 200.000, que suman 888.000 euros, en 2008, en total 1.072.000 euros".

 

Según el relato de hechos probados, Bárcenas llegó a un acuerdo con el arquitecto y socio de Unifica, Gonzalo Urquijo, para que una parte de las obras se pagaran con la 'caja b', pactando además "un descuento por parte de la empresa de entre un 7% y un 8% del importe de los trabajos abonados con tales fondos, con el consiguiente ahorro tanto para el PP como para Unifica en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales".

 

Planta a planta

La sentencia disecciona ese sobrecoste de más de un millón de euros fijando cuánto dinero fue a cada planta, de la baja a la séptima, aunque excluye de este análisis las dos últimas --sexta y séptima-- por no observar irregularidades en ellas.

 

Así, detecta un patrón por el cual cada planta se concebía como una obra aislada, que contaba con su propio certificado final, si bien en la mayoría de los casos se convino por las partes hacer dos certificaciones finales: una de menor importe, que era la que servía para que Unifica emitiera su factura, y otra por un monto mayor, que reflejaba "los trabajos efectivamente realizados y los costes reales". La diferencia entre ambos importes, previo descuento, era lo que se pagaba en 'b'.

 

En las obras de la planta baja, que tuvieron lugar en 2006, en el contrato firmado por Bárcenas y Unifica se hace constar un presupuesto de 611.601,38 euros -- 586.709,38 euros de ejecución material y 24.892 euros de honorarios-- y se estima acreditado que el entonces gerente del PP pagó en 'b' 184.000 euros.

 

En la segunda planta, modernizada en 2007, hubo dos presupuestos --uno de 790.912,77 euros y otro de 420.578,86 euros-- y la Audiencia Nacional considera probado que "se realizaron trabajos no certificados ni facturados que se pagaron por parte de Bárcenas con los fondos 'b' que gestionaba por importe de 195.000 euros".

 

La quinta, también reformada en 2007, se presupuestó en 443.490 euros, pero "siguiendo la dinámica antes descrita" hubo dos certificaciones finales de obra y la diferencia entre ambas (274.923,47 euros) fue abonada con 258.000 euros en efectivo de la 'caja b'. Esta salida de dinero fue anotada por Bárcenas en sus 'papeles' el 13 de marzo de 2008 y, para justificarlo, "se confeccionó 'ad hoc' por Unifica un recibí" de esa misma fecha por 238.000 euros, por lo que tuvo que corregirse "sobreescribiendo de forma manuscrita un 5 sobre el 3".

 

Los trabajos de actualización en la tercera planta, de 2008, contaron igualmente con dos certificaciones, una de 409.325,87 euros y otra de 665.752,20 euros. Los 256.426,33 euros que las separan se abonaron con un pago en 'b' de 235.000 euros, que también figura en los 'papeles' de Bárcenas.

 

De la misma forma, la Sala identifica dos certificaciones en la planta cuarta, cuyas obras se desarrollaron en 2008. La diferencia entre ambas, de 217.879,75 euros, se cubrió --rebaja mediante-- con un pago en 'b' de 200.000 euros. En esta ocasión, Bárcenas pidió a Urquijo un recibí.

 

Por todo ello, Bárcenas ha sido condenado a 2 años de cárcel y una multa de 1,2 millones de euros, mientras que el PP ha sido condenado como responsable civil subsidiario de su ex gerente y ex tesorero en la cuantía de 123.669 euros por el Impuesto de Sociedades de 2007 de Unifica. Urquijo y su socia, Belén García, han recibido una condena de 2 años y 9 meses de prisión y 2,6 millones de euros de multa; mientras que los otros dos acusados, el también ex gerente 'popular' Cristóbal Páez y la empleada de Unifica Laura Montero, han sido absueltos.