La recaudación del Estado en Salamanca cae un 3 por ciento pese a la subida de impuestos del Gobierno

La crisis económica y la elevada tasa de desempleo también han provocado un descenso de los ingresos que el Estado a través de las rentas del trabajo (IRPF).

La subida de impuestos ejecutada por el gobierno de Mariano Rajoy no se ha dejado notar en la provincia de Salamanca. Al menos eso es lo que indican los datos del ministerio de Hacienda, que señalan que la recaudación del Estado en la provincia ha caído un 3% entre 2011 y 2012 como consecuencia de las dificultades económicas actuales.

 

Esto quiere decir que la medida recaudatoria impuesta en todo el territorio nacional no ha tenido el efecto deseado en Salamanca, donde los ingresos han caído casi 12 millones de euros, pasando de los 402,3 del año 2011 hasta los 390,8 del ejercicio 2012 y con unas perspectivas similares para el presente año.

 

La evolución de los ingresos totales es significativa porque en 2010, el Estado obutvo en Salamanca 413 millones, cifra muy lejana de los 392 de 2009 y de los 402 del propio ejercicio 2011.

 

LA RECAUDACIÓN POR EL IRPF CAE MÁS DE SEIS MILLONES DE EUROS

 

La tasa que más grava es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que tamhién ha sufrido un descenso del 3% como consecuencia de la crisis y del aumento de la tasa de desempleo, pasando de los 209,8 millones de euros recaudados en 2011 a los 203,5 millones del pasado año 2012, y con unas caídas más pronunciadas en años anteriores, tras pasar de recaudar 271 millones en 2009 a 239 en 2010.

 

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es otro de los que cuenta con mayores ingresos por parte del Estado; este índice refleja que en Salamanca se han recaudado 128,2 millones en el año 2012, cifra menor que en 2011 (131,5 millones) y que en 2010 (121,4 millones).

 

El Impuesto de Sociedades también ha disminuido su recaudación hasta los 53,1 millones de 2012, cuando este indicador marcaba en 2011 55 millones de euros.

 

En resumen, el Estado ingresa menos dinero pese a la subida de impuestos generalizada como consecuencia del descenso del consumo y del poder adquisitivo de los salmantinos, que ven cómo no pueden hacer frente a sus pagos. Además, la tasa de paro se mantiene enj unos niveles muy elevados, provocando la caída tributaria del impuesto que más ingresos genera a las arcas estatales.