La realidad demográfica de Salamanca: 2.000 muertes más que nacimientos en 2017

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que la provincia registró 2.025 nacimientos en el año 2017 por un total de 4.026 defunciones. La esperanza de vida es de 84,4 años.

La realidad de Salamanca es la que es y no se puede cambiar, al menos en el corto y medio plazo. Los datos demográficos siguen dando bofetadas a una provincia que ve como cada año pierde habitantes a borbotones. Y es que, cuando mueren muchas más personas de las que nacen... es que algo no se está haciendo bien.

 

Al menos eso es lo que reflejan los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Movimiento Natural de la Población, que hacen hincapié en que Salamanca es una de las provincias de España con más muertes (de acuerdo con su nivel poblacional) y la undécima en la que menos niños nacen, impidiendo su lógico y correcto desarrollo.

 

Así, y según los mencionados datos, Salamanca contó con 4.026 muertes y 2.025 nacimientos en el año 2017, siendo el mes de enero el que registró una mayor cifra con 501 y agosto el que menos con 283. Además, se da la circunstancia de que no hubo ningún niño muerto por vivir menos de 24 horas, indicador que también ha contabilizado el INE.

 

En el caso de los nacimientos, la provincia de Salamanca es, con 2.025, la undécima con menor registro, solo por delante de Ávila, Cuenca, Huesca, Ourense, Palencia, Segovia, Soria, Teruel, Zamora y Ceuta, muchas de ellas con un nivel poblacional mucho menor.

 

Además, y como no podía ser de otra manera, la esperanza de vida al nacer de los salmantinos es la tercera más alta del país, con una media de 84,4 años, solo superados por los 84,5 años de los madrileños y los 84,8 de los sorianos. No en vano, y como es obvio, el crecimiento de la población es negativo, con una pérdida de 7,27 por cada mil habitantes.

 

OTROS INDICADORES DEMOGRÁFICOS

 

En otro orden, los datos del INE reflejan que la tasa bruta de natalidad asciende a 6,05 nacimientos por cada 1.000 habitantes, el quinto peor registro de todo el país, solo por encima de Zamora, Ourense, León y Asturias. En lo que se refiere a la tasa de fecundidad, los datos no son mucho más optimistas, ya que solo es de 30,5 hijos por 1.000 habitantes, la séptima con un valor más bajo de España.

 

Por su parte, la tasa bruta de mortalidad es de 12,04 fallecidos por cada mil habitantes, la décima más alta, mientras que la tasa de mortalidad infantil se sitúa en 3,9 por cada 1.000 nacidos, también a la cabeza del país, con el octavo registro más elevado.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: