La querella de Democracia Real Ya contra los tres diputados salmantinos ya fue desestimada

Les acusaba de "malversación de fondos públicos y apropiación indebida" por cobrar del Congreso dietas destinadas al alojamiento, aunque tienen viviendas en Madrid. El Tribunal Supremo no admitió la querella por no encontrar los hechos "constitutivos de ilícito penal".

La información publicada en este diario en su edición de hoy sobre los diputados del Partido Popular José Antonio Bermúdez de Castro y María Teresa Cobaleda Hernández, y el socialista Jesús Caldera Sánchez, acusados por la Asociación Democracia Real Ya (DRY) de malversación de fondos públicos, se refiere a una querella presentada ante el Tribuna Supremo por la organización a principios de 2013.

Posteriormente, dentro del mismo año, la querella fue desestimada por el Tribunal Supremo. El TS decidió no admitirla porque consideró que los hechos "no son constitutivos de ilícito penal alguno". Además, en el auto se establece que "no cabe colegir que por tener una vivienda o varias en Madrid se esté apoderando con ánimo de lucro del dinero del erario público", como denunciaba la organización.

Democracia Real Ya (DRY) acusaba los diputados de los "delitos de malversación de fondos públicos y apropiación indebida" por cobrar del Congreso dietas destinadas al alojamiento, lo cual "no se entiende" ya que "tienen declaradas viviendas de su titularidad en la ciudad de Madrid", como se recogía en la querella. De hecho, las declaraciones de bienes de los tres diputados implicados entonces, han seguido recogiendo sus propiedades en la capital española y los tres han continuado cobrando las indemnizaciones o dietas por parte del Congreso como 'residente fuera de Madrid'.