¡La que ha caído! Salamanca amanece blanca después de una gran nevada

Nadie lo esperaba pero el tiempo a veces no da pistas y ha sorprendido a todos en Salamanca que ha amanecido cubierta por un gran manto blanco después de una noche en la que no ha parado de nevar. Para alguno ahora sí que es Navidad. 

Un manto blanco cubre Salamanca. La nieve ha sorprendido a todos y la naturaleza la ha querido convertir en su particular regalo de Navidad enviándola cuando nadie lo esperaba. Cierto es que las temperaturas eran más templadas en los dos últimos días y habían aparecido las lluvias y los chubascos pero nada hacía prever lo que ha sucedido durante la madrugada en la ciudad salmantina.

 

Y es que al levantar las persianas después de pasada la noche la sorpresa es general porque los tejados están blancos, los coches cubiertos por el líquido elemento y apenas circulan vehículos por la calzada debido a los diez centímetros de espesor que se han llegado a acumular en un nevada como hace tiempo no se recordaba.

 

 

De hecho durante este 2017, la nieve apenas se ha dejado ver en Salamanca y hay que remontarse al mes de marzo para recordar los últimos copos. 

 

Por el momento no hay problemas de circulación y es que el hecho de que no haya colegios y de que muchas personas aprovechan estos días para tomarse unas pequeñas vacaciones provoca que a primera hora haya menos movimiento. Las previsiones meteorológicas no recogen que vaya a haber más precipitaciones pero más vale ir prevenidos porque tampoco se esperaban durante la madrugada y, sin embargo, ahora mismo todo el que quiera puede salir a la calle a disfrutar lanzándose unos copos o montando un buen muñeco de nieve y es que estamos en el día adecuado para jugar como niños.