La prórroga ilegal del contrato de señalización, un 'recargo' de 800.000 euros para los bolsillos de los salmantinos

Virginia Carrera y Gabriel Risco, de Ganemos Salamanca

Ganemos calcula que el Ayuntamiento ha pagado 820.000 euros de más al no renovar a tiempo este contrato, caducado hace tres años. Amplía la querella contra el alcalde con el delito de malversación.

820.000 euros. Este es el recargo con el que han tenido que tragar los contribuyentes del Ayuntamiento de Salamanca por uno de los contratos más polémicos del municipio, el de señalización, caducado desde hace más de tres años 'gracias' a la gestión del equipo de Gobierno de Fernández Mañueco. Un coste extra que los salmantinos han tenido que asumir precisamente por el hecho de que este contrato no se haya renovado a tiempo y siga en manos de la actual concesionaria, Aceinsa, que ahora ofrece hacer el mismo trabajo por mucho menos dinero.

 

El cálculo tiene que ver con lo que la empresa pagó para quedarse el contrato, lo que pretende pagar ahora y lo que le ha estado abonando el Ayuntamiento de Salamanca. El consistorio ha estado pagando religiosamente aproximadamente un millón de euros al año a la empresa concesionaria, que se quedó el contrato en 2011. Firmó por un máximo de cuatro años, hasta mayo de 2015.

 

Cuando el contrato llegó a su fin, el equipo de Gobierno de Mañueco decidió prorrogarlo, hasta en tres ocasiones, por un año más cada vez. Durante esos más de tres años, el Ayuntamiento ha seguido pagando el precio fijado, ese millón de euros anual. Sin embargo, ahora la misma empresa, Aceinsa, ofrece una baja del 27% sobre el precio fijado para quedarse de nuevo con el contrato en el nuevo proceso de licitación que ya está en marcha. Ofrece pagar algo menos de 700.000 euros.

 

Según cálculos de Ganemos, eso supone que en estos tres años el consistorio ha pagado a esta empresa 820.000 euros de más porque al no licitar a tiempo el contrato, no se ha podido beneficiar del precio más bajo que ofrece la misma empresa. Además, el concejal Gabriel Risco asegura que Aceinsa ofrece hacer lo mismo por menos dinero ya que los precios unitarios de los servicios que incluye el contrato son los mismos que en 2011. "Se le ha estado pagando a Aceinsa un 17% más", ha denunciado Risco, durante los tres años de prórroga ilegal.

 

Por eso, Ganemos va a ampliar la querella que presentó hace meses contra el alcalde, los concejales García Carbayo y Fernando Rodríguez y el jefe de Policíal, José Manuel Fernández, que son los que gestionan la concesión del contrato de señalización. Además de los delitos de prevaricación por mantener caducado el contrato pese a las advertencias de la administración, suman ahora el de malversación por el daño económico.