La prórroga del estado de alarma ya es oficial: de qué depende que se acabe el 26 de abril

El BOE publica el real decreto que argumenta que "mientras haya transmisión" una vuelta a la normalidad podría implicar un retroceso en el control de la pandemia.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este sábado el real decreto por el que se prorroga del estado de alarma hasta las cero horas del 26 de abril, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros tras la luz verde del Congreso de los Diputados.

 

La nueva prórroga se extenderá hasta las 00:00 horas del día 26 de abril. "Solo si se consigue afianzar la evolución favorable detectada en cuanto a los datos de transmisión, número de hospitalizaciones, ingresos en las unidades de cuidados intensivos o decesos, podrá plantearse un escenario en el que puedan ir eliminándose progresivamente las medidas de contención", sostiene el real decreto. Estas son las diferentes hipótesis sobre cuándo se levantará el confinamiento.

 

El texto argumenta que esta "segunda prórroga constituye una medida indispensable" para tratar de garantizar que los pacientes que requieran de hospitalización, ingreso en las unidades de cuidados intensivos o ventilación mecánica "no superan el umbral que impediría proporcionar la adecuada calidad asistencial en función de los recursos actualmente disponibles".

 

"Mientras siga existiendo transmisión, una vuelta a la normalidad podría implicar el inicio de nuevas cadenas de transmisión y un retroceso en los esfuerzos por controlar esta epidemia, lo que además podría mermar la confianza de los ciudadanos", añade el texto.

 

El real decreto señala que el primer estado de alarma y su primera prórroga han "alcanzado los objetivos de asegurar la unidad de acción y movilizar todos los recursos humanos y materiales disponibles para contener la pandemia y mitigar sus efectos" y también que los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica evidencian que las medidas "están consiguiendo alcanzar gradualmente el objetivo de disminuir la transmisión de la enfermedad" y reducir al máximo "el riesgo de colapso en las unidades de cuidados intensivos hospitalarios".

 

Esos datos, dice, "muestran un cierto aplanamiento en la notificación de nuevos casos, incluso un descenso de éstos en varias comunidades autónomas", el "aplanamiento e incluso el descenso en el número de nuevos casos hospitalizados, pese a la acumulación de casos por las largas estancias, tanto en planta de hospitalización convencional como en las unidades de cuidados intensivos".

 

Sin embargo, añade que el "carácter dinámico" y la "elevada incertidumbre que caracteriza la evolución de esta crisis sanitaria mundial sin precedentes obligan a extremar la prudencia" y que los modelos desarrollados por los expertos "muestran que una adecuada gestión de la fase de desescalado de las medidas de control y contención aplicadas resulta crucial para lograr vencer la epidemia".

 

De este modo, sostiene que los análisis realizados a partir de los datos proporcionados por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica y su modelización "permiten concluir que una segunda prórroga contribuirá a reforzar de forma decisiva en todo el territorio nacional la contención de la propagación de la enfermedad para salvar vidas, evitar la saturación de los servicios sanitarios y mantener posibles rebrotes en niveles asumibles por el sistema sanitario".

Noticias relacionadas