“La propuesta inicial sobre la Norma es inadmisible y un atentado contra el sector y un sistema que funciona”

"Es inadmisible este cambio ante una Norma que funciona, pero que quede claro que también queremos que no haya ningún tipo de fraude y lucharemos y castigaremos al que no cumpla con la legalidad vigente”.

La postura de Castilla y León, liderada por la consejería de Agricultura de la Junta siempre ha sido la de consenso para un fin común y por ello “decimos con orgullo que somos los únicos que hemos encontrado el consenso sobre la Norma desde el primer momento”. Así lo indica la Viceconsejera de Desarrollo Rural de la Junta, María Jesús Pascual, quien destaca además que en otras comunidades ha habido “más discrepancias porque tienen intereses diferentes, pero nosotros no; vamos todos a una”.

 

Así, Pascual aboga por una denominación de venta basada en el ibérico “como fundamento para que se conozca también la bellota y el cebo porque todo es ibérico. No entendemos como algo que funciona se tiene que cambiar porque pone en peligro de extinción el ibérico cruzado con duroc que es el producto con el que más se opera en Castilla y León y en Salamanca y es ibérico, que quede claro y la pureza de la raza se salva gracias a Castilla y León porque nunca se pierde”, señala.

 

Por ello, desde la consejería señalan que es “inadmisible este cambio ante una Norma que funciona, pero que quede claro que también queremos que no haya ningún tipo de fraude y lucharemos y castigaremos al que no cumpla con la legalidad vigente”, avisa.

 

María Jesús Pascual también critica la nueva propuesta de la Norma de Calidad porque no ofrece periodos transitorios para adaptar las explotaciones a las “exigencias que se propone, lo que haría cerrar aún más granjas y el sector no podría superar la crisis; tampoco ofrece tiempo para que a los productos que se están curando se les pueda dar salida de acuerdo con la Norma anterior, porque no se van a tirar producciones que llevan su tiempo, ¿no?”, indica.

 

Por tanto, desde la Junta reivindican que una zona que engloba “más del 60% de la producción y de las ventas del ibérico no puede verse perjudicadas en detrimento de solo un 4% o poco más; eso no puede ser así, por lo que si no se cumplen las exigencias del sector en la nueva Normas, apoyaremos a nuestro ganaderos e industriales, incluso si optan por salirse de la Norma de Calidad. Estaremos siempre con ellos”, finaliza.