La programación didáctica del curso 20-21 se elaborará pensando en que puede haber clases no presenciales

Rocío Lucas

La Consejería de Educación adquirirá un total de 10.000 dispositivos portátiles para potenciar el programa de préstamo al alumnado que no disponga de estos medios.

La consejera de Educación Rocío Lucas ha presentado hoy las pautas para que los centros educativos organicen el inicio del próximo curso. 

 

Entre las medidas anunciadas ha apuntado que las programaciones didácticas del próximo periodo lectivo se elaborarán de tal forma que puedan adaptarse a cualquier eventualidad derivada de la pandemia, incluida la posibilidad de volver a la educación no presencial e incluirán los contenidos no impartidos en el curso anterior.

 

Planes de digitalización y contingencia

 

La digitalización de la enseñanza y la competencia digital se han demostrado claves en este último trimestre y en ellas seguirá trabajando la Junta de Castilla y León  para el próximo curso. Se potenciarán cuatro aspectos: la red de Escuelas Conectadas -que llevará internet ultrarrápido a todos los centros-, las herramientas de formación online, la formación del profesorado y las familias y la disponibilidad de dispositivos digitales.

 

En este sentido, Rocío Lucas ha anunciado que la Consejería de Educación “llevará a cabo una importante adquisición de dispositivos digitales que triplicará el número de los que se han cedido durante el tercer trimestre de este curso. En total, se adquirirán 10.000 dispositivos para potenciar el programa de préstamo a los alumnos con dificultades económicas y así reducir la denominada brecha digital”.

 

Los centros que aún no dispongan de aula virtual, deberán implantarla. Además, cada colegio o instituto elaborará un Plan de digitalización que recoja los medios disponibles: materiales didácticos, formación del profesorado y un registro de recursos con los que cuenta el centro, el profesorado y los alumnos.

 

Por último, cada equipo directivo confeccionará un Plan de contingencia con medidas organizativas, pedagógicas y tecnológicas para el supuesto de que las autoridades sanitarias vuelvan a suspender la actividad docente presencial por motivo de la evolución de la pandemia.