La producción de Lenteja de la Armuña... casi ni para sembrar en Salamanca

La mala cosecha que ha vivido el campo salmantino ha dejado a los agricultores sin ningún tipo de ganancia, ya que los rendimientos obtenidos irán directamente a la sementera.

Los agricultores de la provincia de Salamanca que se dedican a la siembra de un cultivo como la Lenteja de la Armuña apenas cuentan con materia prima para poder sembrar sus tierras. Los rendimientos obtenidos de 150 kilos por hectárea en la mayoría de los casos, no dan lugar a ningún margen de ganancia para los profesionales del sector.

 

Tal es así que todo el producto recolectado irá destinado para la nueva siembra, con la inestimable ayuda del Consejo Regulador de este marca de calidad, como cada campaña, con el deseo de que no se vuelva a repetir un desastre como el de este año.

 

Ante esta situación, el director técnico del Consejo Regulador de Legumbres de Calidad, Nicolás Armenteros, ha aseverado que "crecer en la siembra de este tipo de cultivo no es nada fácil porque se necesitan unas características peculiares que no todas las parcelas cumplen. Se debe tratar de una parcela muy fértil y con una rotación de cultivo de una siembra cada 5 años, aproximadamente", revela.

 

No en vano, si hubiese una mayor demanda y más precio para este producto, "es posible que algún agricultor se animase a intentar sembrar en alguna parcela con posibilidades usando abono orgánico, lo que supone una mayor inversión que por el momento no se puede llevar a cabo", indica Armenteros.

 

Así las cosas, las estimaciones de superficie sembrada oscilan entre 1.300 y 1.500 hectáreas en la provincia de Salamanca, a la espera de que después de un año catastrófico, el cielo les devuelva lo que les ha arrebatado.