La primera 'misión' para la que el deseado nuevo Hospital tome la alternativa tras quince años de espera

Autoridades, ante el Hospital Clínico con parte del nuevo edificio de fondo. Foto: A. Santana

Solo una hipotética oleada de coronavirus, que lograra desbordar el Clínico como no ha hecho la primera, supondría el estreno parcial al nuevo edificio tras muchos años de retrasos.

El Hospital sí estará listo en caso de necesidad y si en Otoño regresa el coronavirus. Con esta claridad ha zanjado para TRIBUNA el gerente del complejo hospitalario de Salamanca la gran pregunta sobre el uso que se podrá hacer del nuevo edificio, un sí condicional que, además, supone la primera fecha, condicionada también, para el estreno de una infraestructura muy esperada.

 

Si dentro de unos meses se produce una nueva ola de contagios de coronavirus y vuelve a haber enfermos de Covid-19, el nuevo Hospital estará listo para ayudar. Solo, lo deja claro el gerente, en caso de que no baste con el 'viejo' Clínico, los Montalvos y el Virgen de la Vega, aunque también se recurrio a centros privados (Santísima Trinidad); si esta primera oleada se bastaron para contener la crisis sanitaria, es más que probable que el nuevo edificio pueda seguir su plan de puesta en marcha sin cambios, previso precisamente para Otoño.

 

Si finalmente hay que usar, no sería un estreno total, que es lo que los salmantinos esperan. Se podrían utilizar la zona de reanimación y alguna planta dotando los recursos técnicos y humanos necesarios. De ser así, se iniciaría su uso de manera parcial, pero en una fecha algo más pronta de las últimas anunciadas, pero que sigue sumando retrasos en un proyecto que está requiriendo de una paciencia que todos los implicados, administración, autoridades y usuarios, reconocen.

 

La fecha de estreno del nuevo Hospital de Salamanca ha sido un quebradero de cabeza constante. Son muchas las versiones que se han dado, pero siempre acaban por resultar fallidas, hasta el punto de que ya nadie se arriesga a dar algún plazo o fecha concreta. El último que lo hizo fue Fernández Mañueco en mayo de 2019, en plena campaña electoral, cuando dijo que estaría listo "en unos meses", pero ya no son meses sino un año entero el que ha pasado desde el anuncio.

 

Así que el nuevo Hospital terminará el presente año acogiendo los primeros servicios que empezará a darle uso, pero no todos. Así que el traslado deberá continuar durante 2021 en un proceso de meses, largo y complejo, paralelo al avance de las obras (las del hospital y las de los accesos) y al equipamiento del centro, algo también muy importante. La larga espera todavía se va a prolongar un poco. Las primeras fechas datan de 2006, cuando se presentó el proyecto, y el primer compromiso de finalización era 2013. Salamanca espera su nuevo hospital para 15 años después.

Noticias relacionadas